La dicha perfecta


Pregunta acerca del altar
Mi hermana, Irma Barrueco, nos hace llegar esta interesantísima pregunta relacionada precisamente con una de las fechas que estamos pasando: El día del Perdón.

Estaba estudiando lo de la Casa de la Palabra y El día del Perdon. Gracias Sam...por cierto ¿me podrías explicar lo que es un altar hoy? Y tambien Hebreos 13 :13

El texto según la versión que usamos, la Reina Valera 1960 dice así:

Tenemos un altar, del cual no tienen derecho de comer los que sirven al tabernáculo. Porque los cuerpos de aquellos animales cuya sangre a causa del pecado es introducida en el santuario por el sumo sacerdote, son quemados fuera del campamento. Por lo cual también Jesús, para santificar al pueblo mediante su propia sangre, padeció fuera de la puerta. Salgamos, pues, a él, fuera del campamento, llevando su vituperio; Hebreos 13:10-13

Ahora, para un entendimiento más claro de esta lectura, vamos a citar este mismo texto en otra versión, La Biblia al Día (Living Bibles International), que es una Biblia parafraseada y en lenguaje moderno:

Del altar nuestro (la cruz en que Cristo fue inmolado) no pueden comer los sacerdotes del santuario antiguo. En otras palabras, los que tratan de alcanzar la salvación por medio de la obediencia a la ley no se benefician del sacrificio de Cristo. Según la ley, el sumo sacerdote toma la sangre de los animales inmolados y la ofrece en el santuario en expiación por el pecado; luego toma el cuerpo del animal y lo quema en las afueras de la ciudad. Por eso Jesús sufrió y murió fuera de la ciudad, y allí lavó con su sangre nuestros pecados. Abandonemos, pues, las intrincadas calles de nuestros intereses mundanos, y acerquémonos a Él, dispuestos a sufrir si es necesario. Hebreos 13.10-13

La ceremonia a la cual principalmente alude el autor de la carta es la que el sumo sacerdote hace precisamente EL DÍA DEL PERDÓN, en la que luego de degollar a las víctimas propiciatorias, y ofrecer la sangre en el lugar santísimo, mandaba sacar los restos de los animales FUERA DEL CAMPAMENTO:

Y sacarán fuera del campamento el becerro y el macho cabrío inmolados por el pecado, cuya sangre fue llevada al santuario para hacer la expiación; y quemarán en el fuego su piel, su carne y su estiércol. Levítico 16:27

De esta información ya tenemos los suficientes elementos para responder las dos preguntas:

El altar

El texto de la Biblia en lenguaje actual nos dice que el altar de sacrificios es el símbolo de la cruz en el que Cristo murió. Ahora, sabemos que nuestro Señor Jesucristo es la Palabra de Dios (Juan1:1-3), y es comer su carne y beber su sangre (La Palabra y el Espíritu Santo) lo que nos da vida eterna (Juan 6:48-58).

Es precisamente del altar de sacrificios de donde sale el alimento no solo para los levitas, sino también para el pueblo. Gracias al sacrificio de nuestro Señor Jesucristo el pueblo tiene alimento que produce vida eterna: la Palabra de Dios y su Espíritu (Juan 12:24-26).


Fuera del campamento

Acerca de la expresión "salir del campamento" el simbolismo está explicado muy claramente en la versión en lenguaje actual, el campamento representa a los rudimentos que aprendemos de este mundo, esto es, ir en busca de popularidad, riquezas; éxito en el amor y la vida profesional; y todo lo que queramos agregar en este renglón (1 Juan 2:15-17).

y el que no toma su cruz y sigue en pos de mí, no es digno de mí. Mateo 10: 38

Sin embargo, a diferencia de lo que enseñan los falsos profetas, quienes con tal de hacer adeptos mienten diciendo que Dios esta deseoso de cumplir cuanto sueño mundano traiga quien se le acerque (2 Pedro 2:13 / Apocalipsis 18:3), la Palabra es tajante a este respecto: Para seguir hacia la vida eterna a nuestro Señor es necesario tomar nuestra cruz y disponernos a ser ofrecidos también en el altar, esto es: sacrificar en éste nuestra propia vida (Mateo 10:38), nuestros anhelos y deseos (Mateo 11: 39), y hasta nuestros seres más queridos (Mateo 10:37) y rendirnos a la perfecta voluntad de Dios.


La dicha perfecta

Deléitate asimismo en el Señor, y Él te concederá las peticiones de tu corazón. Salmo 37:4

No hay nada que el ser humano anhele más que alcanzar la felicidad. Pero la felicidad que se obtiene de los bienes terrenales es una felicidad imperfecta, pues es pasajera (Marcos 4:19). Si las peticiones de nuestro corazón son de continuo en ese sentido estaremos siempre tras una dicha que es de muy corta duración. Pero hay otra felicidad la cual ni el dinero ni los bienes materiales pueden dar: esa felicidad, eterna y perfecta, solo puede obtenerse estando en la presencia de Dios y haciendo su perfecta voluntad (Salmo 100:1-2), y es lo que el corazón del creyente debería pedir continuamente, sabiduría, valor y fuerza para obedecer en toda circunstancia de prueba (Lucas 8:13) la voluntad de Dios (Lucas 21:36) y obtener como premio la vida eterna (Apocalipisis 2:7). Esa es la dicha perfecta.

Claro que esto, los encumbrados falsos maestros (2 Corintios 10:12) lo condenan, echando en nuestra contra al pueblo (Daniel 11:33- 35 / Mateo 27:20 / 1 Timoteo 6:6 /2 Timoteo 3:12 / 2 Timoteo 4:3-4 / Apocalipsis 6:9-11) que mantienen engañado con falsas promesas de bienes terrenales. Así que, ¡salgamos fuera del campamento llevando su vituperio!

¡Comparte!

Anuncio