La Biblia: El Alimento Espiritual


Cada alimento mencionado en la Palabra es un símbolo cuyo significado debemos conocer: el fruto prohibido del Génesis, el maná que caía del cielo, las codornices que codiciaban los israelitas; la cebada, el trigo, la sal, la levadura, el vino, los frutos, el aceite, los peces…

En esta serie de artículos hablamos precisamente un poco del significado de cada uno de esos símbolos que la Palabra menciona.



La Palabra de Dios enseña que no solo debemos alimentar el cuerpo físico, sino que también nuestro ser interior necesita alimentarse. Pero el alimento que necesita nuestro ser interior es diferente al físico, que entra por la boca, pues al ser espiritual ha de entrar por el oído. En este artículo hablamos que hay dos tipos de alimento espiritual el que hace daño y la Palabra de Dios. Ir al artículo >>





Por su bajo precio -ya que no tenía tanto sabor como el trigo- la cebada era conocida en el antiguo Israel como «el pan de los pobres», y ese es precisamente el propósito que nuestro Señor Jesucristo vino a cumplir entre nosotros: ser el pan de los pobres, que somos todos los hombres y mujeres de la tierra. Pan Maravilloso éste, que de no ser gratuito, nunca nos alcanzaría para comprarlo y comerlo para tener salvación. Porque la Palabra de nuestro Dios no solo es gratuita y deliciosa, sino que da vida eterna. Ir al artículo >>





Cuando nuestro Señor Jesucristo visitaba Samaria los comparó con los campos de trigo listos para la siega. Hizo alusión a los samaritanos como un campo de trigo, pues éstos representaban al mundo, es decir, todos los no judíos que profesan la fe en Jesucristo como Salvador de las naciones. Ir al artículo >>





Hay más de treinta referencias en la Biblia acerca de la sal, incluido el infame momento en el que la esposa de Lot es convertida en memorial de sal por haber volteado hacia Sodoma en el momento de su destrucción. Pero concretamente el uso preferido de la Palabra es el preservador: al contrario de la levadura, la cual corrompe la masa con la que se hace el pan, la sal era utilizada como preservante de alimentos. Cabe recordar que antes no disponían de refrigeradores eléctricos como hoy día, así que usaban la sal para detener el proceso de descomposición de la comida. Ir al artículo >>





La miel simboliza el mensaje endulzado a manera que los que lo escuchan no lo rechacen. Es un mensaje lleno de cosas que a la gente le agrada oír pero que no necesariamente es el mensaje de arrepentimiento que El Señor desea que los hombres oigan. Si bien atrapa a los que vienen no para arrepentirse de sus malos hechos, sino para beneficiarse de las promesas de abundancia que les han enseñado en la Palabra, quedan atrapados en un mensaje torcido y mueren espiritualmente en él. Ir al artículo >>





La levadura se usaba generalmente para hacer pan. Los israelitas tenían prohibido utilizar levadura durante la Pascua, para que recordaran que el Señor los sacó de Egipto apresuradamente. La levadura estaba prohibida en todas las ofrendas al Señor mediante fuego, ofrendas que tipificaban el sacrificio propiciatorio de Cristo. Porque es un sacrificio de amor, sin maldad (mezquindad) alguna en él. Ir al artículo >>





La cebada, el centeno, el trigo, los dátiles, los granados, los higos, las uvas, las olivas (o aceitunas), el vino y todos los frutos y productos de la época de siega y cosecha que los hijos de Israel extraían de la tierra y llevaban ante Dios, representan a los FRUTOS DEL ESPÍRITU SANTO, los cuáles surgen abundantemente solo si estamos unidos al Señor Jesucristo. Tal como las tribus, que acudían a Jerusalén a presentar sus frutos, nosotros también acudimos al llamado Divino que se nos hace y nos presentamos ante el Padre celestial llevando los frutos espirituales que la lluvia milagrosa y misericordiosa, su Santo Espíritu hace brotar de la semilla que es la Palabra, plantada en la buena tierra que -ya lo dijimos-, es nuestro corazón. Ir al artículo >>





Nuestro servicio a Dios para estos los últimos días es prepararnos en su Palabra y Su Espíritu y estar COMPLETAMENTE disponibles para ser usados en lo que Él necesite, a la hora que Él requiera. Pero ya no imitando los malos ejemplos, sino en la humildad y temor de Dios y el amor y compasión por nuestros hermanos, a fin de reconciliarlos con Dios, restaurarlos y prepararlos para el glorioso regreso del Señor, que ya no tarda. Ir al artículo >>





Para nosotros, los que llevamos un tiempo en el camino del Señor, es necesario que nos hagamos responsables de llevar el alimento espiritual a los que todavía no pueden extraerlo de la Palabra. Este artículo, dedicado a quienes llevan la Palabra a otros, es una pequeña reflexión de la enseñanza de Jesús acerca de cómo le gusta a Él que sean servidos los alimentos espirituales. O dicho de otra manera, cómo debe ser enseñada su Palabra. Ir al artículo >>





Para nosotros los cristianos, la Casa de Israel, que aunque ya lo dijimos no nos vamos a cansar de repetirlo, de la ley de Moisés solo debemos extraer el significado espiritual (y los alimentos prohibidos por la Ley no son la excepción), cada uno de esos alimentos prohibidos representa simbólicamente un conjunto de doctrinas nocivas para los creyentes, esto es, alimento que si bien es espiritual, es nocivo para el alma de quien lo consume. Y son enseñanzas que en la iglesia no deben entrar, porque representan formas de vida que para el mundo son comunes pero para Dios son aborrecibles. Ir al artículo >>

¡Comparte!

Anuncio