¿Porqué el olivo simboliza a Israel?


El olivo como símbolo de Israel
Fueron una vez los árboles a elegir rey sobre sí, y dijeron al olivo: Reina sobre nosotros. Jueces 9:8

El olivo es una de las siete especies bíblicas con las que El Señor bendijo la tierra de Israel.

...tierra de trigo y cebada, de vides, higueras y granados; tierra de olivos, de aceite y de miel. Deuteronomio 8:8

Al igual que el vino y el trigo, el olivo es mencionado en la Palabra acompañando a la humanidad desde sus principios.

…y la paloma volvió a él…y he aquí que traía una hoja de olivo en el pico; y entendió Noé que las aguas se habían retirado de sobre la tierra. Génesis 8:11

El fruto del olivo, las olivas o aceitunas maduraban a la salida del año justo para la fiesta de Tabernáculos de la cual junto al vino y otras especies eran protagonistas. Era al final de la estación y antes de comenzar las lluvias que su color se tornaba de verde a negro indicando que estaban listas para ser recogidas. Hoy día hay diferentes variedades dependiendo de si son cultivadas para hacer con ellas aceite o para ser ingeridas directamente.


El árbol de olivo ha de ser siempre por excelencia un emblema de la tierra de Israel pues sus raíces, su tronco, sus ramas y su fruto simbolizan al pueblo elegido.

Olivo verde, hermoso en su fruto y en su parecer, llamó El Señor tu nombre. A la voz de recio estrépito hizo encender fuego sobre él, y quebraron sus ramas. Porque El Señor de los ejércitos que te plantó ha pronunciado mal contra ti, a causa de la maldad que la casa de Israel y la casa de Judá han hecho, provocándome a ira con incensar a Baal. Jeremías 11:16-17

Tal como en este pasaje, en el que se nos dice que -por incensar a Baal- el infortunio en forma de rayo cayó sobre el olivo hermoso desmembrando sus ramas con el estallido, la Escritura constantemente nos habla de las tribus de Israel en términos de varas, cayados, palos, etc., porque todos estos -pedazos de madera al fin- se desprenden de un tronco. Tal tronco, que es de olivo, simboliza a nuestros padres Abraham, Isaac y Jacob; en tanto que las ramas son las doce tribus de Israel.

El candelabro de siete brazos es un olivo


El candelabro de siete brazos es una representación del pueblo de Israel presidido por el Mesías. Pero también el candelabro es la representación de un olivo. Por ello es que sus lámparas deben funcionar con aceite de oliva (Éxodo 27:20), que es la sangre del pueblo elegido con la que se alumbra al mundo.


Y me dijo: ¿Qué ves? Y respondí: He mirado, y he aquí un candelabro todo de oro, con un depósito encima, y sus siete lámparas encima del candelabro, y siete tubos para las lámparas que están encima de él; Y junto a él dos olivos, el uno a la derecha del depósito, y el otro a su izquierda. Zacarías 4:2-3

La visión de Zacarías representa la fusión de dos pueblos en uno, la Casa de Judá y la Casa de Israel, los dos pueblos ungidos, que serán uno solo (Ezequiel 37:19).

Y él dijo: Estos son los dos ungidos que están delante del Señor de toda la tierra. Zacarías 4:14


La figura del injerto de ramas silvestres en el olivo doméstico 


Se extenderán sus ramas, y será su gloria como la del olivo, y perfumará como el Líbano. Oseas 14:6

El apóstol Pablo retoma las figuras de las ramas sueltas de olivo con las que los profetas ilustraron la unión futura, gloriosa y milagrosa de las verdaderas tribus de Israel y con ellas hace esta otra:

Pues si algunas de las ramas fueron desgajadas, y tú, siendo olivo silvestre, has sido injertado en lugar de ellas, y has sido hecho participante de la raíz y de la rica savia del olivo, no te jactes contra las ramas; y si te jactas, sabe que no sustentas tú a la raíz, sino la raíz a ti. Pues las ramas, dirás, fueron desgajadas para que yo fuese injertado. Bien; por su incredulidad fueron desgajadas, pero tú por la fe estás en pie. No te ensoberbezcas, sino teme. Porque si Dios no perdonó a las ramas naturales, a ti tampoco te perdonará. Mira, pues, la bondad y la severidad de Dios; la severidad ciertamente para con los que cayeron, pero la bondad para contigo, si permaneces en esa bondad; pues de otra manera tú también serás cortado. Y aun ellos, si no permanecieren en incredulidad, serán injertados, pues poderoso es Dios para volverlos a injertar. Porque si tú fuiste cortado del que por naturaleza es olivo silvestre, y contra naturaleza fuiste injertado en el buen olivo, ¿cuánto más éstos, que son las ramas naturales, serán injertados en su propio olivo? Romanos 11:17-24

En la antigüedad se insertaban ramas de olivo silvestre en el tronco de olivo doméstico y viceversa. Siempre con el objetivo de obtener un olivo más sano y fructífero.


Pablo se refiere a los gentiles, la Casa de Israel, como ramas silvestres, es decir aquellos que no están en la propiedad al cuidado del amo, sino abandonados en la naturaleza. Esa es precisamente la condición en la que Dios nos encontró a quienes formamos parte de las tribus perdidas de Israel, pues si bien somos hijos de la Promesa (Génesis 26:4 / Gálatas 3:7-8), igual que el hijo que dilapidó su herencia (Lucas 15: 11-14) vagamos derrochando nuestra herencia -que es nuestra dinastía- por las naciones paganas, hasta que cobramos conciencia de lo que en verdad somos (Lucas 15:17-20) y emprendemos nuestro camino de retorno al Padre, el cual vuelve a recibirnos gozoso (Lucas 15:20-24).

Pero yo estoy como olivo verde en la casa de Dios; En la misericordia de Dios confío eternamente y para siempre. Salmos 52:8


¡Comparte!

Temas de interés

Anuncio

Quizás le interese