¿Qué relación hay entre la profecía bíblica y el ciclo agrícola en Israel?


Empezando por el principio

Algo que he aprendido a lo largo de mis años de estudio de la Escritura es que si alguien desea entender mejor la Biblia deberá comenzar por informarse sobre la gente que vivió cuando fue escrita.

La Palabra de Dios fue enviada, en un principio, para gente sencilla apegada al campo, utilizando figuras que ellos pudieran entender, términos agrícolas como las fases de la luna, las lluvias, las semillas y los diferentes tipos de tierra, las siegas, las cosechas, los frutos, los granos, etc. Dentro de todas esas figuras hay un mensaje que el Espíritu Santo nos ayuda a extraer para su correcto entendimiento.

Es aquí donde entra la interesante relación entre la profecía bíblica y todos los elementos que componen el ciclo agrícola, incluidos por supuesto los festivales.

Así, en esta entrada hablaremos de forma muy breve y simple (siempre teniendo en mente a los que empiezan) sobre el calendario hebreo; las estaciones lluviosa y seca; y la siega y cosecha, todos ellos componentes básicos del antiguo ciclo agrícola en Tierra Santa.

El calendario hebreo

El calendario por el que se regían en tiempos bíblicos es muy diferente al que usamos hoy en día. Ello debido a que los antiguos calendarios luni-solares se centraban en las siegas y las cosechas. Los hombres en aquellas épocas vivían pendientes de todos los fenómenos climáticos pues de eso dependía su vida, ya que un cambio inesperado en el clima podía derivar en una hambruna catastrófica y mortal.

Pero con el paso del tiempo el imperio romano comenzó a imponer un calendario solar, en el cual ya no tenían la importancia primordial de otros tiempos las cosechas, sino las mejores épocas para el desplazamiento de tropas y caravanas comerciales por las diferentes rutas comerciales.

Por ello es que aunque para nosotros el año comience en enero para nuestros padres en el antiguo Israel comenzaba entre los meses que hoy conocemos como marzo y abril (Éxodo 12:2).


VER TAMBIÉN

El calendario agrícola del antiguo Israel estaba compuesto por dos estaciones: la lluviosa y la seca.

La estación lluviosa

La estación lluviosa duraba, por lo general, mas o menos desde septiembre u octubre hasta marzo o abril y estaba dividida en tres eventos:

      1).- Lluvias Tempranas
      2).- Lluvias Torrenciales
      3).- Lluvias Tardías

Para nuestros padres que moraron en Israel, la lluvia era vital. Gracias a ella los campos se llenaban de pastos verdes para alimentar al ganado; los manantiales volvían a surtirse; y sobre todo, la tierra, reseca por el duro verano desértico, volvía a ser fértil.


VER TAMBIÉN

La estación seca

La estación seca por lo general comenzaba entre nuestros meses de marzo o abril y se extendía hasta septiembre u octubre.

Al contrario de la estación lluviosa, en la que los caminos se volvían intransitables, la estación seca era ideal para viajar. Por ello el Dios de Israel, en su infinita sabiduría, determinó que las tres peregrinaciones anuales a Jerusalén, donde se efectuarían los festivales, se efectuaran en esta etapa del ciclo agrícola.

VER TAMBIÉN

Durante la estación seca ocurrían primero la siega y después la cosecha.

La siega

Ocurría al principio de la estación seca. Consistía en cortar el trigo y la cebada (y cualquier otro cereal como el centeno o la avena por ejemplo). Generalmente ocurría entre los meses de marzo a junio. Durante estos meses se llevaban a cabo los festivales de Pascua, Gavilla mecida, Panes sin levadura y Pentecostés.

En Pascua, Gavilla mecida y Panes sin levadura se llevaban al templo ofrendas de cebada (marzo / abril); y en Pentecostés se llevaban las primicias del trigo (mayo / junio).


La cosecha

Ocurría al final de la estación seca. Consistía en recoger los frutos de la tierra, como la vid, con la que se hacía el vino; la aceituna (oliva), con la que se hacía el aceite; y demás frutos como el dátil, el higo y la granada. Ocurría generalmente entre septiembre y octubre.

Durante estas fechas se celebraban los festivales de Trompetas (1º del mes séptimo), Día del perdón (10 del mes séptimo) y Tabernáculos (15 del mes séptimo).


VER TAMBIÉN

Estructura de Apocalipsis y el ciclo agrícola

Ahora bien y ya entrando en lo que concierne a la profecía, si nos fijamos bien, notaremos que el libro de Apocalipsis esta estructurado de la misma manera que el ciclo agrícola en el antiguo Israel (Apocalipsis 14:14-20).

   1a. Época: Entrada del año | La cebada
   2a. Época: Puertas del Verano | El trigo
   3a. Época: Verano | La trilla (tribulación)
   4a. Época: Salida del año | La uva

1a. Época: Entrada del año | La cebada

Luego de la lluvia, la cual iniciaba el ciclo agrícola y representa la Palabra de Dios, era la cebada la que seguía en turno en el mencionado ciclo. La lluvia simboliza la Promesa y la cebada, como el fruto de la unión de la buena tierra y de la lluvia, al Señor Jesucristo, quien es el cumplimiento de esa misma Promesa.

La cebada, o «el pan de los pobres», como se le conocía en tiempos bíblicos, era protagonista de las fiestas de Pascua, Panes sin levadura y Gavilla Mecida. Este primer tiempo en el ciclo agrícola, corresponde al sacrificio y resurrección de nuestro Señor, tal como están narrados en los evangelios.

VER TAMBIÉN

2a. Época Puertas del Verano | El trigo 

El trigo representa a la iglesia. Era segado entre los meses de mayo y junio. El trigo era protagonista de la fiesta de Las Semanas, o Pentecostés. Esta época corresponde al principio del Apocalipsis, en el mensaje a las siete iglesias antes del inminente tiempo de la siega (Apocalipsis 1:3 / Apocalipsis 14: 14-17). Es el tiempo actual, el que estamos viviendo al presente y que ya está por culminar (Juan 4:35).

VER TAMBIÉN

3a. Época Verano | La trilla 

El trigo, que como ya dijimos, representa a la iglesia (Juan 4: 35-42 / Mateo 13:38), era trillado en el verano. Ya mencionamos varias veces que la palabra «tribulación» viene del latín «tribulare», el cual significa «trillar». El verano en lenguaje profético representa la Gran Trilla, o Gran Tribulación (Daniel 7:23). Hay que decir que en Pentecostés se escogían las primeras o las más perfectas gavillas de trigo para llevarlas al templo en Jerusalén. Este tiempo esta representado por la Gran Tribulación o Gran Trilla narrada en el Apocalipsis simultáneamente en los Siete Sellos, las Siete Trompetas y las Siete Copas.

4a. Época Salida del año | La uva

El vino, producto de la vid, protagonizaba las fiestas de Trompetas, Día del Perdón y Tabernáculos. Ésta última marcaba el final del ciclo agrícola y también del calendario profético establecido para la humanidad.

En esta época ocurría la vendimia, durante la cual se cantaba mientras las uvas eran pisadas en los lagares para obtener el vino. Esto representa la retribución del Señor, cuando Él regrese y pise con furor el gran lagar que es el mundo que lo rechazó, y obtenga de éste vino nuevo, recién pisado (Mateo 26:29 / Apocalipsis 14: 18-20 / Apocalipsis 19:11-21).


VER TAMBIÉN

¡Comparte!

Temas de interés

Anuncio

Quizás le interese