Biblia, amor y fe


El amor y la fe son dos conceptos que, al menos en la Biblia, están íntimamente relacionados y no pueden ser separados por el creyente. Por ello la importancia de tenerlos siempre presentes.

Ya hemos hablado acerca del simbolismo que guardan tanto los elementos de la Biblia como los ritos prescritos en esta. Todos ellos sin excepción resguardan un significado espiritual que es necesario descubrir para conocer y entender cuál es la Voluntad que nuestro Padre celestial tiene para nuestras vidas.

En esta categoría te dejo una serie de artículos en los que hablamos acerca del amor y la fe en la Biblia y tocamos algunos símbolos cuyo significado concierne al tema de esta categoría. Espero te sean útiles para tus estudios y te animo a que profundices en este conocimiento para que divulgues la Verdad.

¿Qué significa vivir bajo la Gracia?


Los cristianos vivimos bajo la Gracia, esto es, somos salvos sin necesidad de efectuar los ritos de la Ley (Romanos 6:14). Sin embargo, vivir bajo la Gracia no significa estar libres para hacer lo que se nos dé la gana (Romanos 6:15 / 1 Pedro 2:16). Si bien, ya no es necesario pagar por nuestra salvación pues ya ha sido pagado el precio de su coste (Romanos 6:23 / Hebreos 10:12), SÍ ES NECESARIO VIVIR EN OBEDIENCIA A LA PALABRA DE DIOS.


El amor según la Biblia


Los convencionalismos de la vida moderna nos han acostumbrado a entender el amor como un concepto un tanto diferente al que está expresado en la Biblia.

La concepción moderna del amor está relacionada más a las emociones o sentimientos, pero el amor en el sentido bíblico nos habla de una DECISIÓN que va más allá de todo sentimiento o emoción. Tal decisión está vinculada siempre con la ACCIÓN DE DAR. Así, cada que accedamos a la enseñanza del amor en la Palabra deberemos entender que se nos está instruyendo a dar. Tal como nos lo muestra el siguiente pasaje, en el que El Señor pone a su pueblo el ejemplo de cómo amar.


¿Puede salvar la fe sin obras?


Santiago, maestro de la iglesia en Jerusalén (Santiago 3:1 / Gálatas 1:19), hace una pregunta a los creyentes de su tiempo que aún en nuestros días es válida. ¿Puede la fe sin obras salvar a alguien? En este artículo hablamos acerca de esa enseñanza fundamental. Es un hecho que los cristianos vivimos bajo la Gracia y no necesitamos efectuar ninguno de los rituales de la Ley para ser salvos, pero ¿Tampoco necesitamos efectuar buenas obras? La Carta escrita por Santiago nos contesta esa cuestión.


Los sacrificios en el altar: significado espiritual


El altar principal del templo de Jerusalén era una parrilla en cuyo fuego se colocaban para ser asados cereales como trigo, cebada, centeno y avena, ya fuera en forma de pan o inclusive las gavillas completas; frutos tales como dátiles, higos, manzanas y granadas; además de los animales permitidos, como lo eran la oveja o la cabra, por tan solo mencionar dos; también se derramaban sobre el altar agua pura de manantial, aceite puro de oliva y vino. En este artículo te explico lo que significan para nosotros los cristianos esos sacrificios que nuestros ancestros ofrecían en el antiguo altar.

Ir al artículo


El por qué las ofrendas debían llevar sal


Tal como las ofrendas del antiguo Israel eran purificadas con sal al ser llevadas al altar, también todas nuestras buenas obras serán sometidas al fuego purificador en la siguiente vida. Todas las buenas obras que hagamos, serán probadas eliminando de ellas toda corrupción, permaneciendo solo las que HAYAMOS HECHO CON AMOR.

¡Comparte!

Temas de interés

Anuncio

Quizás le interese