LAS MENTIRAS DEL FALSO EVANGELIO DE LA PROSPERIDAD



Al ojo no entrenado, las enseñanzas del Falso Evangelio de la Prosperidad son atractivas. Pero resultan falsas y mortales para quienes, asumiendo que son parte de la doctrina cristiana, las creen y confiadamente las aplican a sus vidas.

El Falso Evangelio de la Prosperidad presenta a un dios que es útil a los propósitos humanos y que solo está para servir al creyente concediéndole las metas de éxito y prosperidad material que se ha fijado para este mundo. Ese no es el Dios de la Palabra, sino el dios de este siglo (2 Corintios 4:4).

La Palabra nos dice que debemos caminar por este mundo como extranjeros (1 Pedro 1:11 / Filipenses 3:20 ), es decir, como quien no pertenece aquí y solo está de paso. Porque ciertamente vivimos aquí, pero los verdaderos creyentes ya no pertenecemos a este lugar, ni actuamos conforme al deseo de éxito, fama y riquezas del mismo (Efesios 2:2).

En este trabajo, explico paso a paso y a la luz de la Escritura por qué no es correcto llamar cristianismo a la aberración que estas sectas -muy nutridas en número, pero sectas al fin y al cabo- presentan como «evangelio».

Solo recomendado para aquellos que busquen la verdad.


Estimado lector: esta obra estará temporalmente retirada pues ha entrado a revisión. En adelante el enlace no estará disponible sino hasta que se haya colocado la nueva obra ya actualizada. Por su comprensión muchas gracias. SB

Anuncio

Buscar en este blog

Quizás también te interese

Síguenos en tu correo