Ir al contenido principal

¿Por qué el pez simboliza al cristianismo?


También se parece el reino de los cielos a una red echada al lago, que recoge peces de toda clase. Mateo 13:47

El pez como símbolo del evangelio

Como ya hemos estado mencionando en entradas anteriores, en el Antiguo Testamento aparecen, entre otros, los símbolos alimenticios del trigo, cebada, aceite y vino. Sin embargo, es en el Nuevo Testamento -particularmente en los evangelios- que otro símbolo alimenticio hace una espectacular entrada: ¡el pez!



Es así como vemos a Jesús (en el único milagro que aparece simultáneamente en los cuatro evangelios) alimentando a cinco mil personas con solo dos peces; también vemos a los discípulos dejando sus redes para seguir al Maestro luego de una pesca milagrosa; y nuevamente al Señor resucitado esperándolos a la orilla del lago con brazas y un pez encima de ellas.

Desde tiempos antiguos el pez había sido el alimento principal de los pueblos costeros vecinos de Israel. Fenicios en el norte y filisteos en el sur, fueron famosos, entre otras cosas por sus culturas consagradas a la pesca.


Con la división del reino, la región hoy conocida como Galilea quedó situada en el territorio de Israel, por lo que en el territorio de su enemiga Judá, el pez galileo no se consumía en absoluto.

Así que al pez, aunque la ley de Moisés no lo consideraba impuro, si se le menospreciaba en Jerusalén y sus alrededores, tan solo por ser el alimento por excelencia identificado primero con los pueblos fenicio y filisteo, y luego con la rival Israel.

Pero generaciones después, ya en los tiempos del Nuevo Testamento, los descendientes de judíos que luego de la reconquista regresaron a Galilea, incorporan al pez a la tan conocida dieta de cebada, trigo y vino.


En los tiempos de nuestro Señor, aquellos galileos, mantenían cierto contacto con las culturas paganas que los rodeaban. De ahí que los galileos eran tan despreciados por los judíos de Jerusalén: porque, si bien eran descendientes tanto de judíos como de israelitas, estaban abiertos a otras culturas y modos de ser, hecho que los hacía de un espíritu menos religioso, observante y escrupuloso que sus parientes de Jerusalén. Éstos, más minuciosos y legalistas, consideraban Galilea zona semi pagana llamándola despectivamente “Galilea de los gentiles (paganos)”, teniendo a sus habitantes por mestizos, incultos y rústicos.



Por eso el pez, como ningún otro alimento, también identifica entre sí a los galileos reflejando perfectamente el humilde sentir de ellos, tan despreciados no solo por los judíos de Jerusalén (Juan 7:52), sino a veces también por los pueblos paganos de su derredor (Lucas 9:51-53).


Es esa la razón por la cual, este nuevo símbolo, el pez, sobre todo representa al evangelio que desborda las fronteras de Israel y va a las naciones gentiles, entre las cuales también hay pueblo de Dios (Mateo 28:19).

Por ello también el pez es comparado en los evangelios con los hombres de todas las naciones que creen en El Señor.

A los discípulos que el Señor Jesús halló pescando junto al Mar de Galilea Él les dijo “Venid en pos de mí y os haré pescadores de hombres (Mateo 4:19)”; asimismo la Palabra nos enseña que “el reino de los cielos es como una red que atrapa todo tipo de peces (Mateo 13:47)”.


Por otra parte, se sabe bien que fue durante las primeras persecuciones que la iglesia adquirió al pez como símbolo del cristianismo, entre otras cosas, porque igual que el pez muere al ser sacado del agua y sirve de noble alimento, asimismo el creyente al ser sacado de las aguas del bautismo, decidía morir a sí mismo y se alistaba a convertirse en noble alimento espiritual mediante el testimonio del martirio.

De la misma forma el pez, al carecer de párpados nunca cierra los ojos, ni para dormir, cosa comparable al creyente que cumple con la ordenanza de velar esperando el regreso del Señor (Lucas 12:37).

Así, salir de las aguas del bautismo simboliza a esos peces sacados del agua que servirán de alimento espiritual para todos aquellos que quieran oír el evangelio.


La palabra mártir viene del latín martyr y significa testigo. Se aplicó a los primeros cristianos durante las persecuciones del imperio romano, pues nuestros hermanos estaban plenamente conscientes de que al aceptar al Señor Jesucristo como su salvador quedaban marcados por el emperador con la muerte.



Para ir a otros artículos relacionados con éste hacer clic en el título:

· El pez como símbolo de Jesucristo
· Las catacumbas
· Cómo vivían los cristianos del primer siglo