Ir al contenido principal

Los tiempos del ciclo agrícola en la tierra de Israel


Porque El Señor tu Dios te introduce en la buena tierra, tierra de arroyos, de aguas, de fuentes y de manantiales, que brotan en vegas y montes; tierra de trigo y cebada, de vides, higueras y granados; tierra de olivos, de aceite y de miel; tierra en la cual no comerás el pan con escasez, ni te faltará nada en ella; tierra cuyas piedras son hierro, y de cuyos montes sacarás cobre. Y comerás y te saciarás, y bendecirás a El Señor tu Dios por la buena tierra que te habrá dado. Deuteronomio 8:7-10

Para una mejor comprensión de la Palabra de Dios, la cual de principio a fin a propósito está expresada en sencillos términos agrícolas, reanudaremos nuestra pequeña aportación, en esta ocasión, a la explicación de los tiempos del ciclo agrícola en Israel.

El clima, del cual dependía el ciclo agrícola en la tierra de Israel, se dividía en dos etapas, la estación lluviosa y la seca.

Ambas, tanto la estación lluviosa como la seca, a su vez estaban subdivididas en tres partes cada una.


La estación lluviosa estaba conformada por lluvias tempranas, lluvias torrenciales y lluvias tardías. Por su parte la estación seca la formaban, la siega, el verano y la cosecha. A continuación vamos a hablar un poco en estos puntos.


LA ESTACIÓN LLUVIOSA:

    1.- Lluvias tempranas
    2.- Lluvias torrenciales
    3.- Lluvias tardías

1.- Lluvias tempranas | Jeremías 5:24

Llegaban entre septiembre y octubre. Se llamaban así porque con esas primeras lluvias se daba inicio al ciclo agrícola. Solo duraban unos días, quizá hasta una semana. Su importancia era vital, pues preparaban el terreno para ser sembrado. Eran ligeras y les precedían fuertes vientos y descenso en la temperatura.

2.- Lluvias torrenciales | Esdras 10:9

Llegaban entre noviembre y diciembre. Ya para diciembre o enero estás lluvias se volvían verdaderamente frías y copiosas. El terreno las absorbía manteniéndose en el subsuelo para luego fluir en forma de manantiales. En lo más intenso del descenso de la temperatura, en Jerusalén y sus alrededores incluso estas lluvias se presentaban en forma de nieve.

3.- Lluvias tardías | Proverbios 16:15

Entre enero y febrero, o incluso a veces hasta los primeros días de marzo, se presentaban las lluvias tardías, que cerraban la estación lluviosa y servían para completar la maduración de los granos como el trigo y la cebada, entre otros. Estas lluvias eran leves y se alternaban con días de sol.


LA ESTACIÓN SECA:

    1.- La siega
    2.- El verano
    3.- La cosecha

1.- La siega | Rut 2:23

Sucedía entre marzo y abril. Se cortaban las espigas de cereal, principalmente cebada y trigo, aunque también había otros, como el centeno.

2.- El verano | Jeremías 8:20 / Mateo 3:12 / Mateo 24:32

Sucedía entre mayo y junio. Durante el verano se trillaban las espigas, las cuales, una vez trituradas, eran arrojadas al viento llevándose éste la paja separándola así del grano, que por su mayor peso caía en el suelo. Una vez hecho esto se procedía a limpiar cuidadosamente el grano obtenido para luego almacenarlo. La paja resultante simplemente era quemada.

3.- La cosecha | Éxodo 23:16

Sucedía entre julio y agosto. Se recogían de las plantas y los árboles los frutos dulces como el dátil, el higo, la manzana y los granados. También era época de olivas (aceitunas) y uvas, con las que se elaboraban el aceite y el vino, respectivamente.

En función a nuestros meses

Visto de otra manera, si adecuamos el ciclo agrícola en función a nuestros meses quedaría una tabla más o menos así:

    septiembre - octubre:  lluvias tempranas
    noviembre - diciembre:  lluvias torrenciales
    enero - febrero:  lluvias tardías
    marzo - abril:  siega
    mayo - junio:  verano y trilla
    julio - agosto:  cosecha

Todo esto en el entendido, claro está, de que en asuntos del clima no hay absolutos. Por lo que esta tabla es solo para darnos una idea de cómo se sucedían los tiempos en el ciclo agrícola de la tierra santa. De ninguna manera hay que pensar que los tiempos todos los años se cumplían puntualmente acorde a mi tabla, pues el inicio del ciclo dependía enteramente de las lluvias que a veces, como ya dijimos arriba, se retardaban más de la cuenta (Amós 4:7 / Hageo 1:10), e incluso no llegaban (1 Reyes 17:1-7).

Para ir a otros artículos relacionados con éste, hacer clic en el título:

· La cuenta de los meses
· La siega y la cosecha como símbolos proféticos
· Ciclo agrícola y profecía
· La alimentación del pueblo israelita

Para consultar (enlace externo):

· Agricultura en Israel - Israel Ministry of Foreign Affairs