En busca de Jesús de Nazaret: la resurrección


PARTE II: 17 DE AVIV

En la entrega anterior hicimos una búsqueda en los evangelios y en las tradiciones en cuanto a los días en que pudieron haber sucedido los hechos de la cena con los discípulos, el arresto, el juicio, la crucifixión y sepultura del Señor. En esta parte nos dedicaremos a tratar de encontrar los días en los que El Señor Jesucristo permaneció en el sepulcro, resucitó y finalmente se encontró con las mujeres. Eventos estos que a nuestro entender sucedieron entre el 14 y 17 de Aviv (Nisán según el calendario vigente).

El enigma del primer día de la semana

La forma en la que están escritos los evangelios -típica del hablar de los hombres comunes de la época y lugar-, a primera vista pareciera no ser precisa, y nosotros, lectores modernos acostumbrados a otras formas de lenguaje, lógicamente nos confundimos al tratar de entender -aun cuando la traducción sea perfecta- algo que no se escribió con las reglas gramaticales de nuestros tiempos.

A continuación, vamos a citar un texto, en apariencia escueto y simple, pero al que bien se le pueden seguir dedicándo más toneladas de tinta y papel de las que ya se le han dedicado, y nunca agotar su profundidad:

Cuando pasó el día de reposo, María Magdalena, María la madre de Jacobo, y Salomé, compraron especias aromáticas para ir a ungirle. Y muy de mañana, el primer día de la semana, vinieron al sepulcro, ya salido el sol. Marcos 16:1-2

A nuestro entender, Marcos (al igual que en el pasaje de la última cena) aquí está hablando de DOS DÍAS DIFERENTES, a uno de ellos se refiere al decir «Cuando pasó el día de reposo», y al otro cuando dice «el primer día de la semana». Vamos a volver a poner corchetes para explicar lo que nosotros -en nuestra muy limitada capacidad, lo reconocemos- pensamos que quiso dar a entender:

Cuando pasó el día de reposo, [16 Aviv] María Magdalena, María la madre de Jacobo, y Salomé, compraron especias aromáticas para ir a ungirle [16 Aviv]. Y muy de mañana [al otro día], el primer día de la semana [17 Aviv], vinieron al sepulcro, ya salido el sol. Marcos 16:1-2


¿Cabría la posibilidad -tal como pensamos- de que Marcos estuviera relatando eventos sucedidos en dos días distintos? ¿Las mujeres habrían comprado las especias aromáticas pasado el día de reposo y muy de mañana, al otro día acudieron al sepulcro? ¿Cómo puede ser esto posible? Vamos a tratar de proponerlo a continuación:

El misterio del shabat perdido (en la traducción)

La Palabra que el evangelista usa en el pasaje no es «shabat» que significa simplemente «reposo» y que alude tanto a los días de reposo semanal como a los de fiesta (Levítico 23), sino «Shabbaton» término que se usa -entre otros usos- para mencionar un periodo de reposo en días de fiesta, como efectivamente lo es el periodo de fiesta comprendido entre Pascua y Panes sin levadura (14 al 15 de Aviv).

Así, lo que nosotros proponemos es que la frase «Cuando pasó el día de reposo», es decir «Cuando pasó el Shabbaton» quiere dar a entender «Cuando pasaron los días de fiesta en los que toda actividad comercial está prohibida, y por lo tanto no se pueden comprar cosas tales como especias aromáticas».

Asimismo la frase traducida como «el primer día de la semana» viene de la frase que en griego sonaría «el primer día despues de la fiesta (Shabbaton)». Que a nuestro entender alude al verdadero primer día hábil despues de desahogar toda la liturgia concerniente a los tres días de Pascua, Panes sin levadura y Gavilla mecida.

«Cuando pasó el Shabbaton»: Las Primicias de la gavilla mecida

El día en el que se presentaban las gavillas de cebada como primicias -16 de Aviv- ya no era día de reposo propiamente dicho, pero tampoco era un día hábil, ya que quedaba pendiente la última solemnidad de la fiesta en que los hombres acudían al Templo a presentar las gavillas de cebada como primicias de la siega.

Sin embargo, al no ser un día obligado de reposo, mientras que en el templo se llevaban a cabo las solemnidades, en la ciudad sí había actividad comercial. Por ello es que las mujeres pudieron comprar especias aromáticas.

¿Cuándo caía shabat semanal en días de Pascua?

Recordemos que los relativamente pocos registros que se salvaron de la destrucción de Jerusalén en el año 70 d. C. a manos del general romano Tito, nos ofrecen hasta el momento infomación muy escasa acerca de la forma en la que se calculaba el shabat semanal y algunos días festivos. Sabemos que incluso en los días de Jesucristo la interpretación del texto que indica el día en el que debe efectuarse la ceremonia de la gavilla mecida ya sucitaba controversias entre fariseos y saduceos.

Pero al respecto del Shabat, una de las teorías mejor fundamentadas (basada en reportes de Filón de Alejandría) nos explica que la luna nueva daba inicio al mes, pero no a la semana. De tal forma que el shabat semanal coincidía SIEMPRE con los días 8, 15, 22 y 29 de cada mes (Tratado de Filón sobre el Decálogo XXX: 158-161).

Esto es de particular importancia para el asunto que estudiamos, pues significaría que el shabat semanal, por caer el 15 de Aviv, SIEMPRE COINCIDÍA con la fiesta de Panes sin levadura.

Y a los quince días de este mes es la fiesta solemne de los panes sin levadura al Señor; siete días comeréis panes sin levadura. Levítico 23:6

Si decidimos adherirnos a esta teoría del shabat lunar, la lectura de los evangelios se vuelve más luminosa. Para empezar, esto significaría que la ofrenda de la gavilla mecida se ofrecería siempre el día 16 de Aviv:

Y el sacerdote mecerá la gavilla delante de El Señor, para que seáis aceptos; el día siguiente del día de reposo [15 de Aviv] la mecerá. Levítico 23:11


De ser correcta esta propuesta -tal como pensamos-, el mandato de Levítico al instruir en cuanto al día en que se reposa lo estaría haciendo refiriéndose simultáneamente tanto a la Fiesta de Panes sin levadura (Levítico 23:7) como al séptimo día (Levítico 23:3) ¡porque ambos coincidían el mismo día!

Así que, según nuestro entender, el cuerpo sin vida del Señor Jesucristo fue puesto en el sepulcro el atardecer del 13 de Aviv permaneciendo ahí desde la noche del 14 hasta la noche del 16 de Aviv.

El enigma de las mujeres

Volviendo al texto en el que El Señor se encuentra con las mujeres, vamos a seguir haciendo uso de los corchetes para indicar los días a los que pensamos se refiere:

Cuando pasó el día de reposo, [16 Aviv] María Magdalena, María la madre de Jacobo, y Salomé, compraron especias aromáticas para ir a ungirle. Y muy de mañana, el primer día de la semana [17 Aviv], vinieron al sepulcro, ya salido el sol. Marcos 16:1

Acorde a nuestra propuesta, el 15 de aviv sería el día de reposo (tanto semanal como anual), el 16 de aviv, aunque no es un día de reposo NO SE LE PODÍA CONSIDERAR EL PRIMER DÍA DE LA SEMANA por ser un día solemne, pues -como ya dijimos- en el Templo se ofrecían las gavillas como primicias, por lo que las mujeres bien podían comprar ese día perfumes. Esto nos llevaría a que el primer día hábil de la semana propiamente dicho sería el 17 de Aviv.

El misterio de las especias

Pero lógicamente se abren más interrogantes, como la siguiente: ¿Porqué no compraron las especias y fueron al sepulcro ese mismo día?

Aquí -como en todo lo concerniente a estas fechas- solo sigue cabiendo la conjetura. Nos inclinamos a pensar que en el pensamiento de las mujeres -quienes presenciaron que el cuerpo del Señor era depositado a toda prisa- querían darle una sepultura con toda dignidad, por lo que era su intención dedicarle todo el tiempo posible a la labor de ungir el cuerpo. Quizá el seleccionar y comprar las especias representaba el consumo no solo de buena parte del día, sino también de energías y no deseaban ir con ninguna clase de apuración al sepulcro por lo que decidieron hacerlo al amanecer del día siguiiente.

El primer día de la semana, María Magdalena fue de mañana, siendo aún oscuro, al sepulcro; y vio quitada la piedra del sepulcro. Juan 20:1

Conclusión

Afortunadamente las precisiones en uno u otro sentido no afectan la fe de la cristiandad. No hay en nosotros la menor duda de que el hecho más importante no es conocer las fechas humanas en las que acontecieron los hechos, sino el acto Divino, Soberano y Sobrenatural de la resurrección de nuestro Señor, pues así como Jesucristo prometió resucitar y lo cumplió, de la misma manera cumplirá su promesa de resucitarnos a nosotros también.

¡Aleluya!

Le dijo Jesús: Yo soy la resurrección y la vida; el que cree en mí, aunque esté muerto, vivirá. Juan 11:25


Nota: Acerca de la discusión sobre si Jesucristo murió un jueves o un viernes o cualquier otro de los días modernos, nos limitaremos a anotar que en aquellos tiempos el calendario romano constaba de ocho días, los cuales se nombraban con letras (de la A a la H). La semana de siete días tal como la conocemos, con los nombres de lunes a domingo, fue impuesta siglos más adelante. Si bien la semana judía sí constaba de siete días solo se le asignaban números a éstos, de ahí que al shabat se le conociera también como séptimo día y al siguiente día como primer día de la semana.

Anuncio

Buscar en este blog

Quizás también te interese

Anuncio

Síguenos en tu correo