Lecturas de temporada


Para este tiempo de cosecha (estación en la que Dios llama al corazón de sus hijos y los dispone a oír las cosas pertinentes a este momento del año) te recomiendo las siguientes lecturas:


Apocalipsis y las fiestas de la Cosecha


Apocalipsis está estructurado en forma paralela a las Fiestas de la Cosecha, que son precisamente en las que estaremos entrando dentro de no mucho tiempo. Las profecías están dispuestas de esa manera porque fueron escritas para gente sencilla del campo. Así, las diferentes actividades agrícolas en torno a las siete fiestas son usadas por nuestro Dios a lo largo de toda su Palabra como figuras para enseñarnos a sus hijos sobre el calendario profético del fin de los tiempos. Aquí analizamos brevemente las últimas tres fiestas del año y su significado espiritual y también profético.





Los graneros llenos


En estos últimos tiempos caracterizados por el egoísmo, la codicia y la avaricia, El Señor Jesucristo -aprovechando el festival de Tabernáculos- nos da una invaluable enseñanza de cuales son las verdaderas riquezas que nos conviene atesorar y en las que debemos encontrar la verdadera alegría.






El ayuno escogido por Dios


En vista de la cercanía del Día del Perdón, que tradicionalmente se caracteriza por el ayuno y la oración del pueblo escogido, hablamos aquí de la esencia del ayunar. El sentido del ayuno no es simplemente dejar de comer, sino adquirir -mediante el sufrimiento voluntario- empatía por el afligido; participar solidariamente en el dolor de los que tienen menos que nosotros; involucrarnos en sus sufrimientos y en sus quebrantos.






Usos y significados simbólicos del vino


El vino, con su efecto pasajero, representaba para los hombres de la Biblia, entre otras muchas cosas, la felicidad, el consuelo, la medicina y la abundancia. En esta corta entrada, y a propósito también del festival de Tabernáculos -cuyo protagonista es precisamente el vino-, vamos a hablar muy brevemente de estos significados.






La sal y el perdón


Uno de los principales usos que se le daba a la sal en la antigüedad era precisamente el salutífero (termino que se deriva de «sal»). Para evitar que una herida se hiciera purulenta se le echaba sal y así se le cauterizaba. Claro que el proceso era intenso, pues la sensación que produce la sal en una herida abierta es abrasiva, pero a fin de cuentas, era lo más saludable. Nuestro Señor Jesucristo nos enseña que el significado espiritual de este uso de la sal tiene que ver directamente con perdonar y ser perdonados.






Usos y significados simbólicos del aceite de oliva


Otro de los protagonistas de la época de Tabernáculos era el aceite de oliva. Para los antiguos el aceite de oliva era el más apreciado de todos los aceites, por lo que le atribuían un significado simbólico Divino, por ello el aceite puro de oliva es también símbolo del Espíritu Santo. Aquí, hablaremos brevemente de sus usos en tiempos bíblicos y al mismo tiempo entenderemos los atributos del Espíritu Santo.






El camino estrecho


Uno de los propósitos del Día del Perdón, es que los hijos de Dios aprovechemos estas fechas para hacer un alto y mirar atrás a fin de considerar el camino que hemos andado. Sabemos que solo hay dos caminos posibles los cuales nos conducen a la eternidad, el que va hacia arriba, hacia el Padre Celestial; y el que va hacia abajo, donde los hipócritas tienen su parte en el lloro y el crujir de dientes. Pero no siempre el rumbo será claro, pues a veces, engañados por los falsos profetas, transitaremos por el camino el cual nos parecerá el correcto, y sin embargo, a la luz de la Palabra, es camino de muerte.






La puerta estrecha


Un camino amplio, pensado en que va a ser transitado por multitudes, jamás desembocará en una puerta estrecha. De la misma manera un camino estrecho, por el cual transita poca gente, no necesita desembocar en un gran portal, sino es suficiente para éste una puerta estrecha. En esta entrada hablaremos acerca de la puerta estrecha que debemos buscar, pues será por ella por la que entraremos en la vida eterna.






Los Días Temibles


La Fiesta de Trompetas simboliza el inicio de la Gran Tribulación. Apocalipsis nos ofrece una enseñanza acerca de la inminente llegada de tal evento conocido también como los Días Temibles y también nos muestra que el Señor Jesucristo hace una inspección a sus iglesias y les advierte de lo que han de arrepentirse antes que sea demasiado tarde para hacerlo. Juntamente con ese urgente llamado al arrepentimiento, el Señor muestra a sus iglesias las consecuencias de ser halladas por la Gran Tribulación en la misma situación pecaminosa que cuando se hizo la advertencia.






La puerta del cielo está por cerrar


En el curso de cada uno de los Diez días temibles, en el antiguo Israel se tocaba una vez la trompeta. Ese toque era para advertir que si bien la puerta en el cielo aún estaba abierta, ya estaba por cerrar. En el judaísmo se considera que durante esos días la puerta en el cielo permanece abierta como una oportunidad para que cualquiera pueda arrepentirse de sus malos caminos y entrar por ella, pero en el Día del Perdón esta puerta simbólicamente se cierra definitivamente para no abrirse nunca más, por lo que el que haya quedado fuera de ella, lo estará para siempre. En el lenguaje bíblico, una puerta abierta simboliza una oportunidad.


En concreto, esa puerta en el cielo que permanece abierta, y que en el Día del Perdón se cierra definitivamente, es la oportunidad que todos tenemos de arrepentirnos mientras todavía se pueda hacerlo, es decir, mientras estemos vivos.






Tabernáculos y nuestra morada provisional


La enseñanza de Tabernáculos para nosotros los creyentes en Cristo Jesús es primero saber que al igual que Israel, que acampaba en el desierto esperando entrar en la Tierra Prometida, nosotros también acampamos provisionalmente en este mundo, a la espera de entrar en nuestra propia Tierra Prometida que es el Cielo.


Anuncio

Buscar en este blog

Quizás también te interese

Síguenos en tu correo