Ir al contenido principal

Según la Biblia ¿porqué estamos aquí?


¿Porqué estamos aquí? ¿Cuál es el propósito de mi vida? ¿Existe un destino?

Desde siempre la humanidad se ha hecho preguntas tales como ¿De dónde venimos antes de nacer? ¿A dónde vamos después de morir?

Todo está en la Biblia. Es ahí donde hallaremos las respuestas que buscamos acerca de nuestra procedencia antes de nacer y nuestra trascendencia después de morir, pues fue para eso que la Palabra ha sido fijada por escrito: para que quienes vamos arribando a este mundo -confundidos y desorientados- obtengamos la información necesaria hacia dónde continuar nuestro rumbo.

Antes que te formase en el vientre te conocí... Jeremías 1:5


Antes de nacer ya estábamos en la mente de Dios (Efesios 1:4-5), por su voluntad fuimos formados en el vientre de nuestra madre. Al nacer cumplimos un propósito Divino el cual nos es necesario conocer a fin de tomar el camino correcto de regreso a nuestro Creador (Eclesiastés 12:7).

Mis días son como sombra que se va, y me he secado como la hierba. Salmo 102:11
Porque: Toda carne es como hierba, y toda la gloria del hombre como flor de la hierba. La hierba se seca, y la flor se cae. 1 Pedro 1:24 

Nuestra permanencia en este mundo es necesariamente breve. Y ello se debe a que -al igual que las tribus en el desierto- solo estamos de paso al que será nuestro destino definitivo y eterno, el cual nosotros tendremos la oportunidad de decidir aquí, en esta estancia.

El camino de la vida es hacia arriba al entendido, para apartarse del Seol abajo. Proverbios15:24

El llamado de Dios a su pueblo por medio de su Mensaje


Tal como el salmón, el cual -oyendo el llamado de la naturaleza- tiene que sortear inmensas dificultades río arriba para llegar a su reposo y destino final, los hijos de Dios debemos pasar por las pruebas de este mundo -engaño, aflicción y tentación (Mateo 4:1-11)- antes de llegar ante el Padre, desde cuya morada nos hace su llamado para encontrarle ahí mismo, donde reposaremos de nuestro arduo trayecto (Apocalipsis 14:13). Pero igual que el salmón, los de cuya especie no todos llegan a su destino sino solo los mejores y los más aptos, no todos los que sean llamados llegarán al Cielo (1 Corintios 10:1-14).


Así, los primeros serán postreros, y los postreros, primeros; porque muchos son llamados, mas pocos escogidos. Mateo 20:16


Entrad por la puerta estrecha; porque ancha es la puerta, y espacioso el camino que lleva a la perdición, y muchos son los que entran por ella; porque estrecha es la puerta, y angosto el camino que lleva a la vida, y pocos son los que la hallan. Mateo 7:13-14
No todo el que me dice: Señor, Señor, entrará en el reino de los cielos, sino el que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos. Mateo 7:21 

La Palabra de Dios nos guía hacia nuestro destino en la vida eterna. Son las instrucciones precisas y directas que, desde su morada, Dios -en su infinita Misericordia- nos extiende para seguir el camino que nos llevará ante Él.



Quiénes somos y a dónde pertenecemos

Al llegar a esta vida y comenzar a adquirir conciencia, intuimos que hay algo importante lo cual deberíamos conocer. Sin sosiego, muy comunmente comenzamos a buscar en otros lugares la respuesta que desde hace miles de años está escrita en la Palabra aguardando por nosotros:


QUIÉNES SOMOS Y A DÓNDE PERTENECEMOS


Mira ahora los cielos, y cuenta las estrellas

Y lo llevó fuera, y le dijo: Mira ahora los cielos, y cuenta las estrellas, si las puedes contar. Y le dijo: Así será tu descendencia. Génesis 15:5

La Palabra dice que somos los hijos de la Promesa dada a Abraham (Romanos 9:6-11 / Romanos 9:24-27 / Efesios 3:3-6 / Gálatas 3:29). Somos los hijos de Abraham, las tribus de Israel.

No que la palabra de Dios haya fallado; porque no todos los que descienden de Israel son israelitas, ni por ser descendientes de Abraham, son todos hijos; sino: En Isaac te será llamada descendencia. Esto es: No los que son hijos según la carne son los hijos de Dios, sino que los que son hijos según la promesa son contados como descendientes. Porque la palabra de la promesa es esta: Por este tiempo vendré, y Sara tendrá un hijo. Y no sólo esto, sino también cuando Rebeca concibió de uno, de Isaac nuestro padre (pues no habían aún nacido, ni habían hecho aún ni bien ni mal, para que el propósito de Dios conforme a la elección permaneciese, no por las obras sino por el que llama). Romanos 9:6-11

El pueblo de Dios disperso entre las naciones

Dios hizo un pacto con su pueblo, pero su pueblo no permaneció en él, por lo que fueron dispersados entre las naciones (Deuteronomio 29:24-29 /  2 Reyes 17:6 / 2 Reyes 17:23-24). Sin embargo, por su gran Amor, Dios ha enviado un Salvador que rescate a los miembros de sus tribus perdidas entre los gentiles: nosotros.

Porque el Hijo del Hombre vino a buscar y a salvar lo que se había perdido. Lucas 19:10

Ese Salvador o Yoshua (Josué) en Hebreo, Yeshúa en Arameo, Ieshu en Griego, es Jesucristo (YeshuaHaMashiaj), el Ungido León de la tribu de Judá; Jefe de todas las tribus destinado por el Altísimo (1 Pedro 1:19-20) para llamarnos en torno a Él y una vez congregados, introducirnos en la Tierra Prometida: el Cielo (Oseas 1:6-11 / Ezequiel 34:6-12 / Ezequiel 34:22-24 / Mateo 15:24 / Hebreos 4:1-13).



Jesucristo es la Palabra de Dios (Juan 1:1-3) y también su Santo Espíritu (Gálatas 4:6 / Romanos 8:9 / 1 Pedro 1:11). El llamado de Dios a su pueblo santo lo hace por medio de su Palabra y su Espíritu, que también son su Vara y su Cayado (Salmo 23:4). Como ovejas suyas que somos, con su Vara y con su Cayado nos corrige (Apocalipsis 3:19 / Salmo 94:12), nos separa de los que no son suyos (Mateo 25:32-33), nos agrupa (Juan 10:16) y nos conduce por el camino al Padre (Juan 14:6).

La Palabra y su propósito

Así, el propósito de nuestro breve pero definitorio paso por este mundo es hallar el camino angosto y recto que conduce al Padre -el cual la Palabra nos muestra- y no desviarnos de nuestro andar, ni a izquierda, ni a derecha (2 Reyes 22:2).

Entrad por la puerta estrecha; porque ancha es la puerta, y espacioso el camino que lleva a la perdición, y muchos son los que entran por ella; porque estrecha es la puerta, y angosto el camino que lleva a la vida, y pocos son los que la hallan. Mateo 7:13-14

Para ello, es esencial conocer a su vez el sentido de cada parte de la Escritura, la cual TODA gira en torno a la Ley de Dios, las Palabras de Vida (Hechos 7:38), las instrucciones para encontrar nuestro camino a la vida eterna (Colosenses 2:2-3 / Mateo 13:44-46).

Cada parte de la Escritura cumple un propósito: llevar el mensaje de rescate o salvación al pueblo de Dios. Pero el pueblo -las doce tribus (Apocalipsis 21:12)- a lo largo de los siglos no solo ha cambiado radical y dramáticamente su ubicación geográfica, sino, en el caso de la Casa de Israel, ha sido asimilada por las naciones gentiles y con ello ha perdido su memoria, su identidad, su idioma y su cultura. Pero la Palabra -con su poder restaurador- está al alcance de todos los que entiendan el Mensaje y quieran apartarse de este mundo, al que nunca pertenecimos (Juan 15:19 / Juan 17:14-16).

A continuación describimos, muy brevemente, el propósito de cada parte de la Escritura:

Los cinco libros de Moisés:

Conocidos como la Ley. Son las Palabras de Vida haciendo las cuales Israel vivirá (Deuteronomio 32:47). Emanan de las Diez Palabras o Diez Mandamientos y su esencia espiritual es «Amarás al Señor, tu Dios por sobre todas las cosas y amarás a tu prójimo como a ti mismo» (Gálatas 5:14 / Levítico 19:18 / Deuteronomio 6:5 / Marcos 12:30:31). En Hebreo estos libros se conocen como Torá, término que significa «guía» o «instrucción», pues son la guía o instrucciones para recorrer nuestro camino (Proverbios 6:23) por el cual llegaremos -como quien acierta en el blanco u objetivo- ante la puerta estrecha que nos lleva a la vida eterna.

Después de estos cinco libros tenemos dos secciones, una escrita en su mayoría en Hebreo y la otra en su mayoría en Griego. Estas dos secciones giran en torno a la DIFERENTE FORMA en que -acorde a la enseñanza de los profetas- las dos Casas -Israel y Judá- deben cumplir la Ley.

Primer sección. Cumplimiento del Pacto: Literal y Espiritual

Desde Josué hasta Malaquías. Esta sección está escrita en su mayoría en Hebreo. Es la comprensión de cómo cumplir la ley de Moisés en su forma literal pero también espiritual y las consecuencias de no hacerlo así. Este cumplimiento TANTO LITERAL COMO ESPIRITUAL, corresponde efectuarlo a la Casa de Juda.

Segunda sección. Nuevo Cumplimiento del Pacto: Espiritual (La Gracia)

Desde Mateo hasta Apocalipsis. Esta sección está escrita en su mayoría en Griego. Es la comprensión de CÓMO CUMPLIR LA LEY DE DIOS YA NO EN SU FORMA LITERAL, SINO SOLO EN SU FORMA ESPIRITUAL (lo que comunmente llamamos vivir bajo la Gracia), que acorde a la voluntad de nuestro Bondadoso Padre celestial (Jeremías 31:33), corresponde a la Casa de Israel.



Escrita para las tribus de Israel en la dispersión (Deuteronomio 30:1-6 / Ezequiel 36:17-24). Al estar esparcidas y asimiladas entre las naciones, las tribus de Israel, han perdido su idioma original, el Hebreo, por lo que El Dios Misericordioso tiene la generosidad de hablarles en el lenguaje que ahora usan: el Griego.

...que decía: Yo soy el Alfa y la Omega [primera y última letras del alfabeto Griego], el primero y el último. Escribe en un libro lo que ves, y envíalo a las siete iglesias que están en Asia: a Efeso, Esmirna, Pérgamo, Tiatira, Sardis, Filadelfia y Laodicea. Apocalipsis 1:11.

Acorde a la profecía de los dos cayados (Zacarías 11:7), a la Casa de Israel el Mesías la rescatará de entre los gentiles con su cayado de Gracia, es decir, enseñándole a dar a la Ley solo su cumplimiento espiritual.

¿Porqué una parte del Mensaje ha sido escrita en Hebreo y otra en Griego?

Si bien el idioma de los humanos cambia con el tiempo, EL MENSAJE DE DIOS ES EL MISMO. Dios en su Misericordia ha procurado que su Mensaje sea puesto al alcance de todo su pueblo en la diáspora, el cual como ya dijimos antes -en el caso de la Casa de Israel-, por haber sido dispersado entre las naciones, ha perdido su identidad y con ello también su lengua original: el Hebreo.

Así, el Mensaje de Dios a su pueblo ha sido expresado originalmente en Hebreo, Arameo y Griego; para su posterior traducción, primero al Latín y después a todas las lenguas modernas, a fin de alcanzar de entre las naciones a todos los que están destinados a la salvación. ¡Aleluya!

Y levantará pendón a las naciones, y juntará los desterrados de Israel, y reunirá los esparcidos de Judá de los cuatro confines de la tierra. Isaías 11:12

Tal vez también te interese:

Pudiera serte útil:

La sal: significado espiritual

Conocer los usos que antiguamente se le daba a la sal es fundamental para entender su significado bíblico. Por ello en este artículo comenzaremos mencionando las principales formas en las que se utilizaba este importante elemento en tiempos de la Biblia y luego hablaremos de su significado simbólico o espiritual.
El uso de la sal en la antigüedad

Hoy en día pensamos en la sal solo como un sazonador para nuestros alimentos, pero en la antigüedad la sal tenía más de 14.000 usos. A lo largo de la Historia, la sal ha sido utilizada para casi todo, desde derretir hielo hasta relajar los músculos.
Los antiguos se dieron cuenta que la vida no podía existir sin la sal, por lo que llegó a utilizarse como moneda y hasta provocó guerras.

Hay más de treinta referencias en la Bibliaacerca de la sal, incluido el infame momento en el que la esposa de Lot es convertida en memorial de sal por haber volteado hacia Sodoma en el momento de su destrucción (Génesis 19:26). Pero concretamente el uso preferi…

Usos y significados simbólicos del aceite

El aceite de oliva para los hombres de tiempos bíblicos

Para los antiguos el aceite de oliva era el más apreciado de todos los aceites, por lo que le atribuían un significado simbólico Divino.

En tiempos bíblicos, el aceite se usaba, entre otras cosas, como:
 - Combustible para las lámparas  - Medicamento  - Jabón de aseo personal  - Elemento ceremonial  - Ingrediente en la elaboración de alimentos

Por todo lo anterior, el aceite puro de oliva es también símbolo del Espíritu Santo. A continuación, hablaremos brevemente de sus usos en tiempos bíblicos y al mismo tiempo entenderemos los atributos del Espíritu Santo.
EL ACEITE DE OLIVA COMO COMBUSTIBLE

Uso en la antigüedad

Se usaba como combustible para las lámparas. Gracias al aceite era posible iluminar la noche. Primero en el Tabernáculo, y luego en el Templo, las lámparas del candelabro debían arder con aceite puro de oliva. (Levítico 24:2).
Significado simbólico de este uso
Como ya vimos anteriormente, antiguamente las olivas (aceituna…

El Candelabro: significado simbólico

Y me volví para ver la voz que hablaba conmigo; y vuelto, vi siete candeleros de oro...Apocalipsis 1:12
Los siete candeleros conforman el candelabro de siete brazos del Lugar Santo. Sin embargo la imagen que ve Juan no es terrenal, esto es, no mira el Lugar Santo del templo en Jerusalén, sino el del templo celestial, el cual, como la Ley nos enseña, fue usado como modelo por Moisés para erigir el Tabernáculo y posteriormente por Salomón para erigir el Templo.

Las siete fiestas de Israel

En esta serie de artículos hablaremos acerca del significado espiritual que tienen para la Casa de Israel las siete fiestas que nuestros padres celebraban. A continuación los enlaces a cada uno de ellos.


Pascua. Esta era la primera de las siete fiestas en las que el pueblo acudía en peregrinación a Jerusalén. El significado espiritual de la Pascua ha sido cumplido con el sacrificio de nuestro Señor Jesucristo, cuya carne y cuya sangre nos salvan de la muerte. Ir al artículo >>

Panes sin levadura. Como sabemos, el pan simboliza la Palabra de Dios y a su vez la levadura representa la corrupción, ya sea en las buenas obras o en la enseñanza. A esta fiesta también nuestro Señor le dio cumplimiento pues tanto su testimonio como sus obras y enseñanzas fueron puras y carentes de maldad oculta, ejemplo que igualmente nosotros su pueblo debemos cumplir. Ir al artículo >>

Primicias. En este día se cortaba una gavilla o manojo de cebada perfecta y se llevaba como primicia al Templo, do…

Usos y significados simbólicos del vino

El vino es, por supuesto, el más apreciado producto de la vid, y a lo largo de toda la Palabra, desde el Génesis al Apocalipsis, encontramos numerosas referencias a este producto.

Posiblemente la vid, al igual que la sal y el trigo, han acompañado al hombre desde que éste habitó la tierra. La Palabra nos dice que luego que bajó Noe del arca comenzó a labrar la tierra y plantó una viña (Génesis 9:20), y desafortunadamente con ello llegó también el primer ebrio de la Historia (Génesis 9:21), advirtiéndonos así el cuidado que debemos tener con el vino.

Yo soy la Vid Verdadera. Juan 15:1
Algunos usos del vino en la antigüedad y sus significados espirituales
Por el color, sabor, proceso de elaboración y sobre todo, efectos al organismo, los antiguos atribuyeron al vino profundos significados simbólicos, entre otros el gozo espiritual, la justicia, la sangre, el espíritu, etc.


El vino, con su efecto pasajero, representaba para los hombres de la Biblia, entre otras muchas cosas, la felicidad,…

La casa sobre la Roca: significado de la parábola

Cualquiera, pues, que me oye estas palabras, y las hace, le compararé a un hombre prudente, que edificó su casa sobre la roca. Descendió lluvia, y vinieron ríos, y soplaron vientos, y golpearon contra aquella casa; y no cayó, porque estaba fundada sobre la roca. Pero cualquiera que me oye estas palabras y no las hace, le compararé a un hombre insensato, que edificó su casa sobre la arena; y descendió lluvia, y vinieron ríos, y soplaron vientos, y dieron con ímpetu contra aquella casa; y cayó, y fue grande su ruina. Mateo 7:24-27
Explicación de la parábola de la casa sobre la Roca

Todas las enseñanzas del Señor Jesucristo (Juan 16:29) están expresadas de manera que deban resolverse tal como se resuelve un acertijo: meditando larga y profundamente en ellas.

Las lluvias tempranas y tardías: significado espiritual

Y no dijeron en su corazón: Temamos ahora al Señor Dios nuestro, que da lluvia temprana y tardía en su tiempo, y nos guarda los tiempos establecidos de la siega. Jeremías 5:24
¿Qué son las lluvias tempranas?

En el antiguo Israel, las lluvias tempranas solo duraban unos pocos días, quizá hasta una semana, pero eso era justo el tiempo y la cantidad necesaria de agua que la tierra necesitaba para comenzar a ser arada. Por lo regular eran ligeras, pero el efecto en la tierra de esa primera lluvia del ciclo agrícola era absolutamente milagroso. Gracias a lo nutrido y humedecido que quedaba el suelo, poco más adelante, luego de haberla arado y sembrado correctamente, comenzaban a surgir los primeros brotes tiernos.

La tierra de Israel, endurecida y agrietada por el verano desértico (Jeremías 14:4), ante los asombrados ojos de los hombres, literalmente volvía a la vida. Las lluvias tempranas, eran la más milagrosa y amorosa manifestación Divina de aquellos días (Joel 2:23-24).

Uno araba y el q…

El trigo como símbolo de la iglesia de Cristo

Ya en otros artículos explicamos porqué la CIZAÑA es el símbolo de los falsos cristianos y por su parte la CEBADA es el símbolo de nuestro Señor Jesucristo. En esta ocasión, para finalizar esta corta serie, hablaremos brevemente del TRIGO como símbolo de la iglesia.

Les refirió otra parábola, diciendo: El reino de los cielos es semejante a un hombre que sembró buena semilla en su campo; pero mientras dormían los hombres, vino su enemigo y sembró cizaña entre EL TRIGO, y se fue. Mateo 13:24-25El campo [de trigo] es el mundo; la buena semilla [de trigo] son los hijos del reino, y la cizaña [entre el trigo] son los hijos del malo. Mateo 13:38Dejad crecer juntamente lo uno y lo otro hasta la siega; y al tiempo de la siega yo diré a los segadores: Recoged primero la cizaña, y atadla en manojos para quemarla; pero recoged EL TRIGO en mi granero. Mateo 13:30

Por qué las ofrendas debían llevar sal

Porque todos serán salados con fuego, y todo sacrificio será salado con sal. Marcos 9:49
La sal como elemento purificador

En un artículo anterior ya hablamos de que uno de los muchos usos de la sal era el ser utilizada para preservar los alimentos. Pero otro de los usos para lo que se le destinaba era el sanitario, esto es, de sanar las heridas, porque los antiguos descubrieron que la sal también actuaba como un potente purificador.

Quizá hayas escuchado alguna vez la frase figurada «echar sal en la herida». Nos viene de esa antigua práctica de limpiar una herida expuesta echándole sal. Desde luego que el tratamiento era doloroso, pero no había nada más efectivo. Gracias a una rápida intervención se evitaba que la herida se extendiera sanándose por completo.

Es precisamente a ese antiguo uso limpiador, que nuestro Señor Jesucristo hace referencia en esta profecía.

Purificación de la ofrenda


Y sazonarás con sal toda ofrenda que presentes, y no harás que falte jamás de tu ofrenda la sal de…

La Siega y la Cosecha como símbolos proféticos

Ya en una entrada anterior habíamos hablado acerca del ciclo agrícola en Israel y su relación con el cumplimiento de la profecía bíblica, en la que explicamos que para comprender mejor y disfrutar más el texto bíblico debemos estar familiarizados con algunos términos agrícolas. Poco a poco iremos abordando estos interesantísimos tópicos sin igual.

Para empezar, diferenciaremos los términos de siega y cosecha; al tiempo que notaremos cómo la Palabra menciona un uso práctico y sobre éste aplica un uso profético.