Ir al contenido principal

¿Qué significa ser justo según la Biblia?


Desde Santiago de Chile, Julio Neira nos escribe:
 Hermano, gracias por tu blog, es de gran bendición y luz para quienes buscamos con todas nuestras fuerzas el rostro de DIOS.
Respecto al cumplimiento espiritual de la ley, es maravilloso. Entiendo cuando se habla de Fe y Misericordia, pero tiendo a confundirme en lo que refiere a Justicia, ¿es la justicia alcanzada por la Fe en Jesucristo (Hebreos 11:33) o es aquella que refiere a las obras de bien impulsadas en la Fe en Jesucristo o ambas unidas Fe y Obras u otra cosa?

Hermano Julio, le felicito por su búsqueda sincera y tenaz del rostro de Dios. ¡Cuán grande alegría da encontrar consiervos como usted! Que Dios Todopoderoso le colme abundantemente de salud y paz para usted y los suyos.

Con respecto a la pregunta que tiene a bien hacerme, le contesto lo siguiente:

La justicia -conforme a la enseñanza de la Biblia- debemos entenderla en dos partes:

1.- La rectitud o integridad (Levítico 19:35-36).
2.- La bondad, misericordia o compasión (Deuteronomio 10:17-18).

En el caso concreto de Mateo 23:23 que usted me pregunta y en el que el Señor Jesucristo enseña sobre la MISERICORDIA, LA JUSTICIA Y LA FE, el entendimiento es el siguiente:



La misericordia es la compasión, la justicia es la rectitud y la fe el creer sin necesidad de pruebas o señales.

Recordemos que, al contrario de nuestros idiomas modernos -ricos en sinónimos-, los viejos idiomas en los que fue escrita la Palabra -tanto el hebreo como el griego-  son idiomas con relativamente pocas letras y pocas palabras (esto lo vemos más en el texto hebreo, no solo por ser más antiguo, sino por la poca interrelación que en aquella época -cuando la Palabra en Hebreo se fijó por escrito- los israelitas tenían con otras culturas), por lo que con un solo término debían arreglárselas para describir muchos otros.

Así, cuando la Palabra de Dios habla de «justos» o «justicia» siempre alude a uno u otro entendimiento, ya sea la rectitud o la compasión y en muchas ocasiones incluso a ambos.



Es de suma importancia destacar que la Escritura nos instruye a que el carácter del creyente siempre deberá reunir dos cosas INSEPARABLES LA UNA DE LA OTRA: santidad y justicia. Entendiendo por santidad el apartarse del mundo, y por justicia no solo el abstenerse de hacer daño a nuestros semejantes, sino más allá, procurarles el bien.

...y vestíos del nuevo hombre, creado según Dios en la justicia y santidad de la verdad. Efesios 4:24
porque Herodes temía a Juan, sabiendo que era varón justo y santo, y le guardaba a salvo; y oyéndole, se quedaba muy perplejo, pero le escuchaba de buena gana. Marcos 6:20
Y a ella se le ha concedido que se vista de lino fino, limpio y resplandeciente; porque el lino fino es las acciones justas de los santos. Apocalipsis 19:8
El que es injusto, sea injusto todavía; y el que es inmundo, sea inmundo todavía; y el que es justo, practique la justicia todavía; y el que es santo, santifíquese todavía. Apocalipsis 22:11