TRAS LAS TRIBUS PERDIDAS DE ISRAEL


Las tribus perdidas de Israel ¿Cómo se perdieron?

A causa de la mala gestión del hijo y sucesor de Salomón, el rey Roboam, la nación, conformada por doce tribus se dividió en dos reinos independientes el uno del otro (1‭ ‬Reyes 12:16-19).

En el sur quedó la nación de Judá,‭ ‬con las tribus de Judá,  Benjamín y Leví; y en el norte Israel, con las diez tribus restantes.

La tribu de Leví no poseía territorio pues quedó destinada a encargarse de los oficios del templo.‭ ‬Si bien, para efectos del reparto de tierras no se contabilizó con las doce tribus forma parte de ellas (Números 1: 49-50). A la división del reino el templo quedó del lado de Judá, por lo que los levitas, quienes atendían el santuario, también quedaron de ese lado. Por ello es que la nación de Judá quedó con formada por tres tribus no dos, en tanto que la nación del norte, Israel quedó con diez.


En el año 722 a. C. los asirios, luego de una serie de asedios, conquistaron definitivamente Samaria, la capital del reino del norte, Israel, y se llevaron cautivos a la mayoría de los habitantes esparciéndolos por todas las naciones ocupadas por el imperio asirio y a su vez se trajo gente de esos lugares a Samaria.


Así,‭ ‬dispersados entre otras naciones, asimilados en nuevas culturas, generaciones después terminaron por perder su identidad original. Nunca volvieron, como nación, a la tierra de Israel. Desde entonces y hasta nuestros días se les llamó las diez tribus perdidas de Israel o las ovejas perdidas de la Casa de Israel.

Los judíos actuales son descendientes de las tres tribus que quedaron al sur. En tanto que los descendientes de aquellas diez tribus del norte continúan esparcidos hasta nuestros días y aunque permanecen sin identidad y sin memoria tienen en su sangre una promesa Divina hecha siglos atrás a Abraham (Génesis 22:17 / Génesis 32:12 / Apocalipsis 7:9).

Las tribus perdidas de Israel ¿Los cristianos?

¿Será posible que nosotros, quienes hemos creído en Jesucristo, nos hemos arrepentido y convertido conforme a la profecía de Moisés (Deuteronomio 30:1-6) y hemos recibido la promesa del Espíritu Santo, en realidad somos los descendientes de aquellas tribus de Israel que fueron llevadas en cautiverio y esparcidas primero por todo el imperio asirio y luego de ahí, con el paso de los siglos, por todo el mundo hasta nuestros días? Yo opino que sí.

En esta obra, TRAS LAS TRIBUS PERDIDAS DE ISRAEL, la cual te invito a leer, te explico detenidamente por qué pienso así.

¿Has sentido en tu interior un llamado muy intenso de Dios como si Él estuviera tratando de decirte algo, pero no sabes a ciencia cierta qué podrá ser?

¿Sabías que Dios está llamando a sus hijos en todo el mundo y que ese llamado pudiera significar que tú perteneces a alguna de las tribus perdidas de Israel?

¿Te gustaría averiguarlo?

Te invito a leer online o descargar gratuitamente mi libro TRAS LAS TRIBUS PERDIDAS DE ISRAEL. ¡Una lectura que podría cambiar tu vida y la de los tuyos para siempre!







¡Comparte!

Anuncio

Buscar en este blog

Quizás también te interese

Síguenos en tu correo