Ir al contenido principal

Apocalipsis: anotaciones y comentarios del texto bíblico


Si bien el libro de Apocalipsis está estructurado de manera compleja, en realidad es una historia muy sencilla. Sin embargo, no es en sí la complejidad en la que está estructurada lo que nos vuelve casi incomprensible esta profecía, sino el lenguaje en el que está escrito: El lenguaje de Dios (1 Corintios 13:1).

La Palabra de Dios es un lenguaje el cual mediante símbolos, figuras, sombras, parábolas, comparaciones, etc. nuestro Padre celestial, en su infinita bondad, desea comunicarse con nosotros. Y como todo lenguaje, también con éste es necesario aprender lo básico para entenderlo fluida y correctamente.



Sin embargo, debemos ser SUMAMENTE cuidadosos con tal lenguaje, pues aunque en él se usan nuestras propias y entendibles palabras, describe conceptos espirituales y eternos, no siempre sencillos de comprender, por lo cual es muy fácil mal interpretarlo, como muchas veces les sucedió aun a los propios discípulos:

Habían olvidado de traer pan, y no tenían sino un pan consigo en la barca. Y él les mandó, diciendo: Mirad, guardaos de la levadura de los fariseos, y de la levadura de Herodes. Y discutían entre sí, diciendo: Es porque no trajimos pan. Marcos 8:14-16
Y les dijo: Pues ahora, el que tiene bolsa, tómela, y también la alforja; y el que no tiene espada, venda su capa y compre una....Entonces ellos dijeron: Señor, aquí hay dos espadas. Y él les dijo: Basta. Lucas 22:36-38

Nuestro Señor Jesucristo no ha dejado de expresarse en ese mismo lenguaje, todo lo contrario, lo hace ahora de manera más fluida esperando que nosotros, por la habilidad que da el uso, podamos entender y hablarlo sin problemas. En el Apocalipsis ese lenguaje se usa fluyendo sin concesiones a su máxima intensidad.

El entendimiento de cualquier lenguaje se vuelve fluido solo mediante el uso. De la misma manera la comprensión del lenguaje de Dios se vuelve fluida solo al tener constante comunión con Él en su Palabra. Por lo que si queremos ser fluidos en el lenguaje de Dios, necesariamente debemos pasar el mayor tiempo posible en contacto con Su Palabra.

Es precisamente por eso que al entrar en contacto con el texto del Apocalipsis deberemos poner especial atención en los rudimentos de este lenguaje. De tanto en tanto hablaremos de cosas que quizá te puedan parecer interesantes acerca de ese libro como lo son los símbolos, los números, la forma de estructurar las escenas, los contextos histórico-arqueológico-antropológicos, el pasado, el presente y el futuro y muchos otros conceptos más que esperamos sean herramientas útiles para tu lectura y comprensión del mensaje de la profecía.