La redención de las 12 tribus de Israel

La Biblia como registro del pasado, presente y futuro de las 12 tribus de Israel



Porque ciertamente no socorrió a los ángeles, sino que socorrió a la descendencia de Abraham. Hebreos 2:16

Continuando con nuestro cometido de ayudar a entender la Palabra a todo aquel que oyendo Su llamado quiera acercarse a Dios, en este artículo hablaremos sobre la parte de la Palabra que constituye UN REGISTRO y describiremos también su ESTRUCTURA.

La Biblia es un registro

Ya hemos hablado en otras ocasiones sobre cómo debe ser entendida la Palabra en el sentido de que está Escrita para que las dos casas, Judá e Israel, entiendan las diferentes formas en que deben obedecer la Ley. Recordemos que mientras que nuestros hermanos de la casa de Judá deben darle un cumplimiento literal-espiritual a la Ley, nosotros, la casa de Israel -puesto que vivimos bajo la Gracia- por voluntad del Padre (Jeremías 31:31-33) debemos dar solo el cumplimiento espiritual a dicha Ley. De todo ello hablamos en mi trabajo titulado «Tras las Tribus Perdidas de Israel» el cual se puede descargar en forma gratuita tanto desde este blog como desde el de La Casa de la Palabra.



Sin embargo hay otra parte importantísima de lo Escrito en la cual ahondaremos hoy, y es aquella en la que la Escritura nos llega en forma de REGISTRO. Pero no uno cualquiera sino uno completamente sobrenatural, pues no solo registra el pasado y el presente de las tribus, tanto de la casa de Judá como las perdidas de la casa de Israel, sino también -de ahí lo sobrenatural- el futuro -que ha de cumplirse puntualmente- de todas ellas.

Así las cosas en lo que a lo largo de los siglos hemos conocido como «Biblia» se ha registrado cuidadosamente la formación, dispersión y posterior redención de las doce tribus de Israel. Cumplimientos a los que deberemos prestar la mayor atención, puesto que formamos parte de dichas tribus.

La estructura del registro

Sobre la ESTRUCTURA de tal registro anotaremos que está conformado en 5 partes:


  1. Formación de las tribus
  2. Consolidación de las tribus
  3. División de las tribus
  4. Dispersión de las tribus
  5. Redención de las tribus


1.- Formación

La formación de las tribus comienza con la promesa que se le hace a Abraham en la que sus descendientes serán esparcidos hasta los confines del mundo; y las naciones se verán bendecidas con ello, puesto que los descendientes del patriarca esparcidos por el mundo serán redimidos por la simiente de Abraham, que es Cristo.

Multiplicaré tu descendencia como las estrellas del cielo, y daré a tu descendencia todas estas tierras; y todas las naciones de la tierra serán benditas en tu simiente... Génesis 26:4
Ahora bien, a Abraham fueron hechas las promesas, y a su simiente. No dice: Y a las simientes, como si hablase de muchos, sino como de uno: Y a tu simiente, la cual es Cristo. Gálatas 3:16
Porque ciertamente no socorrió a los ángeles, sino que socorrió a la descendencia de Abraham. Hebreos 2:16

Sin embargo, no todos los descendientes de Abraham serán hijos de la promesa, sino solo aquellos provenientes de la rama de Isaac. Como lo podemos comprobar en lo Escrito acerca de Isaac e Ismael (Génesis 16: 1-16 / Génesis 21:1-21): Ambos hijos de Abraham, pero mientras que uno fue hijo de la mujer libre, el otro fue hijo de la esclava (Gálatas 4:21-31).

No que la palabra de Dios haya fallado; porque no todos los que descienden de Israel son israelitas, ni por ser descendientes de Abraham, son todos hijos; sino: En Isaac te será llamada descendencia. Romanos 9:6-7
Entonces dijo Dios a Abraham: No te parezca grave a causa del muchacho y de tu sierva; en todo lo que te dijere Sara, oye su voz, porque en Isaac te será llamada descendencia. Génesis 21:12 
Mas ¿qué dice la Escritura? Echa fuera a la esclava y a su hijo, porque no heredará el hijo de la esclava con el hijo de la libre. De manera, hermanos, que no somos hijos de la esclava, sino de la libre. Gálatas 4:30-31

Posteriormente, el padre Jacob tiene 12 hijos los cuales darán pie a las doce tribus que serán esparcidas por el mundo.

El Señor vuestro Dios os ha multiplicado, y he aquí hoy vosotros sois como las estrellas del cielo en multitud. Deuteronomio 1:10

2.- Consolidación

La consolidación de las tribus en la Tierra Prometida inicia con la salida de Egipto (Libro de Éxodo) y el retorno a la Tierra Prometida. Una vez consolidada la nación en su propio territorio, se elige un rey a fin de mantener la unidad.

Y fue todo el pueblo a Gilgal, e invistieron allí a Saúl por rey delante de El Señor en Gilgal. Y sacrificaron allí ofrendas de paz delante de El Señor, y se alegraron mucho allí Saúl y todos los de Israel. 1 Samuel 11:15

3.- División

El sucesor de Salomón, Roboam, provoca la división de la nación en dos reinos: Israel y Judá.

Cuando todo el pueblo vio que el rey no les había oído, le respondió estas palabras, diciendo: ¿Qué parte tenemos nosotros con David? No tenemos heredad en el hijo de Isaí. ¡Israel, a tus tiendas! ¡Provee ahora en tu casa, David! Entonces Israel se fue a sus tiendas. Pero reinó Roboam sobre los hijos de Israel que moraban en las ciudades de Judá. Y el rey Roboam envió a Adoram, que estaba sobre los tributos; pero lo apedreó todo Israel, y murió. Entonces el rey Roboam se apresuró a subirse en un carro y huir a Jerusalén. Así se apartó Israel de la casa de David hasta hoy. Y aconteció que oyendo todo Israel que Jeroboam había vuelto, enviaron a llamarle a la congregación, y le hicieron rey sobre todo Israel, sin quedar tribu alguna que siguiese la casa de David, sino sólo la tribu de Judá. 1 Reyes 12:16-20

4.- Dispersión

Acorde a lo profetizado (Deuteronomio 29:24-29), los asirios toman Israel y dispersan a 10 de las tribus -la Casa de Israel- por el mundo.

En el año nueve de Oseas, el rey de Asiria tomó Samaria, y llevó a Israel cautivo a Asiria, y los puso en Halah, en Habor junto al río Gozán, y en las ciudades de los medos. 2 Reyes 17:6
...hasta que El Señor quitó a Israel de delante de su rostro, como Él lo había dicho por medio de todos los profetas sus siervos; e Israel fue llevado cautivo de su tierra a Asiria, hasta hoy. Y trajo el rey de Asiria gente de Babilonia, de Cuta, de Ava, de Hamat y de Sefarvaim, y los puso en las ciudades de Samaria, en lugar de los hijos de Israel; y poseyeron a Samaria, y habitaron en sus ciudades. 2 Reyes 17:23-24

5.- Redención

El Eterno anuncia por medio de sus profetas que desde Lo Alto se designaría un Enviado cuya misión sería redimir a las ovejas perdidas de la Casa de Israel esparcidas por el mundo. El Enviado Elegido es Jesucristo, la ovejas perdidas son lo que el mundo ha dado en llamar cristianos (Hechos 11:26): los rescatados de entre las naciones, seguidores del Verdadero Mesías.

Yo salvaré a mis ovejas, y nunca más serán para rapiña; y juzgaré entre oveja y oveja. Y levantaré sobre ellas a un pastor, y él las apacentará; a mi siervo David, él las apacentará, y él les será por pastor. Yo El Señor les seré por Dios, y mi siervo David príncipe en medio de ellos. Yo El Señor he hablado. Ezequiel 34:22-24
Y levantará pendón a las naciones, y juntará los desterrados de Israel, y reunirá los esparcidos de Judá de los cuatro confines de la tierra. Isaías 11:12 
Él respondiendo, dijo: No soy enviado sino a las ovejas perdidas de la casa de Israel. Mateo 15:24
...promesa cuyo cumplimiento esperan que han de alcanzar NUESTRAS DOCE TRIBUS, sirviendo constantemente a Dios de día y de noche. Por esta esperanza, oh rey Agripa, soy acusado por los judíos. Hechos 26:6-8
Y oí el número de los sellados: ciento cuarenta y cuatro mil sellados DE TODAS LAS TRIBUS de los hijos de Israel. Apocalipsis 7:4
Después de esto miré, y he aquí una gran multitud, la cual nadie podía contar, de todas naciones y tribus y pueblos y lenguas, que estaban delante del trono y en la presencia del Cordero, vestidos de ropas blancas, y con palmas en las manos Apocalipsis 7:9 
Tenía un muro grande y alto con doce puertas; y en las puertas, doce ángeles, y nombres inscritos, que son los de LAS DOCE TRIBUS de los hijos de Israel; Apocalipsis 21:12

El futuro: la redención de las 12 tribus

Todo lo Escrito irremisiblemente ha de cumplirse. Tal como estaba determinado desde el principio de los tiempos (Efesios 1:4), las tribus están recibiendo el glorioso llamado de Aquél que es el Enviado Prometido por la Palabra (Ezequiel 34:22-24 / Mateo 15:24), el cual trae su aventador en la mano para separar el grano de la paja. La redención ya está a la puerta.

Cuando estas cosas comiencen a suceder, erguíos y levantad vuestra cabeza, porque vuestra redención está cerca. Lucas 21:28
Su aventador está en su mano, y limpiará su era, y recogerá el trigo en su granero, y quemará la paja en fuego que nunca se apagará. Lucas 3:17
Para saber Más:

Shalom, Casa de Judá; Maranata, Casa de Israel.

Anuncio

Buscar en este blog

Quizás también te interese

Síguenos en tu correo