Ir al contenido principal

Las siete fiestas de Israel


En esta serie de artículos hablaremos acerca del significado espiritual que tienen para la Casa de Israel las siete fiestas que nuestros padres celebraban. A continuación los enlaces a cada uno de ellos.



Pascua. Esta era la primera de las siete fiestas en las que el pueblo acudía en peregrinación a Jerusalén. El significado espiritual de la Pascua ha sido cumplido con el sacrificio de nuestro Señor Jesucristo, cuya carne y cuya sangre nos salvan de la muerte. Ir al artículo >>


Panes sin levadura. Como sabemos, el pan simboliza la Palabra de Dios y a su vez la levadura representa la corrupción, ya sea en las buenas obras o en la enseñanza. A esta fiesta también nuestro Señor le dio cumplimiento pues tanto su testimonio como sus obras y enseñanzas fueron puras y carentes de maldad oculta, ejemplo que igualmente nosotros su pueblo debemos cumplir. Ir al artículo >>


Primicias. En este día se cortaba una gavilla o manojo de cebada perfecta y se llevaba como primicia al Templo, donde el sacerdote la examinaba para posteriormente presentarla ante el Poderoso de Israel. Esta fiesta simboliza la resurrección de nuestro Señor Jesucristo, que habiendo sido examinado y aprobado por el Padre celestial le permitió presentarse delante de Él. Ir al artículo >>


Pentecostés. La Fiesta de Pentecostés giraba en torno a la siega del trigo. Era la conclusión de la época de siega. Tal como en la Fiesta de Primicias, en la que se llevaban manojos de cebada como primicias al Templo, siete semanas o cincuenta días después se ofrendaban gavillas perfectas del trigo recién segado. El trigo representa al pueblo de Dios esparcido entre las naciones, por lo que el cumplimiento de esta fiesta representa la resurrección de los justos. Ir al artículo >>


Trompetas. El cumplimiento de esta fiesta ya está por acontecer. Significa la alerta o alarma que nos avisa que los últimos días han comenzado. Conforme se acercaba ese día, los centinelas del antiguo Israel se turnaban en guardias a fin de que siempre hubiera alguien vigilando el cielo en espera del surgimiento de la luna nueva, hecho que podía suceder en cualquier hora. Por ello El Señor le manda a su pueblo a velar. Ir al artículo >>


Día del Perdón. Este día el sumo sacerdote vertía en un tarro la sangre del macho cabrío recién sacrificado por los pecados del pueblo y pasando por el Lugar Santo se dirigía -con temor y temblor- hacia el Lugar Santísimo, donde el arca de la alianza -el trono del Poderoso de Israel- se asentaba. La sangre del macho cabrio representa el Espíritu del Señor Jesucristo que nos limpia de todo pecado. Ir al artículo >>


Tabernáculos. La Palabra nos enseña que el cuerpo que habitamos es un tabernáculo. Esta fiesta nos hace entender que al igual que Israel, que acampaba en el desierto esperando entrar a la Tierra Prometida, nosotros también acampamos provisionalmente en este mundo, a la espera de entrar en nuestra propia Tierra Prometida que es la siguiente vida. Ir al artículo >>



Las siete fiestas del Mesías. Las siete fiestas que se celebraban en el antiguo Israel tenían como propósito Divino instruir al pueblo acerca de los tiempos en los que El Padre celestial determinó que deben cumplirse las profecías de la llegada y regreso del Mesías. En este artículo dejo anotados de una manera simple como los cumplimientos proféticos están estructurados en torno a las fiestas de Israel y éstas a su vez al ciclo agrícola. Ir al artículo >>