Ir al contenido principal

Lección 5: Construyendo una comunidad internacional


La Casa de la Palabra es un proyecto que lleva años en desarrollo y es ahora que El Señor nos ha permitido dar el siguiente paso que consiste en comenzar a formar alumnas y alumnos de todos los países que quieran sumarse. La idea es preparar a un primer grupo de trabajo conformado por mujeres y hombres de todas las edades y de todos los países en el estudio y divulgación de la Palabra de Dios.

En mi aprendizaje de la Palabra de Dios yo completé tres fases, las cuales estarán a disposición de todos los que también quieran completarlas:

1ª Fase: Investigadores

En esta fase inicial todos los alumnos y alumnas serán habilitados para conformar un grupo de trabajo e investigación el cual se encargará de escudriñar la Escritura con la meta de reparar en conjunto la comprensión del Mensaje de Dios que tiene un deterioro considerable luego de siglos de distorsión, abuso y abandono.

Si se me permite la comparación, es algo muy parecido al muro que nuestros antepasados reconstruyeron alrededor del templo que destruyeron los babilonios (2 Crónicas 36:19 / Nehemías 4:6). Pero nosotros no vamos a reconstruir edificaciones físicas sino el Mensaje fiel que El Señor ha puesto para su pueblo en la Biblia el cual permanece medio enterrado como una antigua y enigmática ciudad perdida en el tiempo esperando ser sacada a la luz por los arqueólogos. Esta fase durará el tiempo que Dios considere necesario, pueden pasar años o solo unos cuantos meses, cada alumna o alumno irá a su propio ritmo sin prisas ni presiones. Cada cual decidirá el momento en que quiera pasar a la siguiente fase.

2ª Fase: Divulgadores 

En esta fase comenzarán a publicar sus propios artículos en La Casa de la Palabra e incluso con el tiempo, si es su deseo, les ayudaré a iniciar sus propias páginas web o canales de video. Periódicamente compartirán en sus redes sociales y atraerán a sus propios discípulos a los que comenzarán a formar en el mismo proceso en el que ellas y ellos fueron instruidos.

3ª Fase: Grupos en casa

En esta fase formarán grupos en casa e impartirán la enseñanza que ellos mismos hayan aprendido a cocinar (sí, cocinar, porque la Palabra de Dios es Alimento espiritual). Tal como en la anterior, no hay absolutamente ninguna prisa por llegar a esta fase, incluso algunos no lo harán (Santiago 3:1). Cada quien tiene su lugar en esta vida (1 Corintios 12:26-28) y de ninguna manera se les presionará para que alcancen tal o cual meta u objetivo. Esta comunidad será un santuario para sus habitantes y nunca habrá líderes abusivos (1 Pedro 5:3).

Por supuesto que nada de esto sucederá de la noche a la mañana. Pero siempre tendremos el objetivo de huir del caduco esquema religioso (odre viejo) en que los creyentes acuden cada semana durante toda su pasiva vida a oír un Mensaje que enseguida olvidan.

Porque debiendo ser ya maestros, después de tanto tiempo, tenéis necesidad de que se os vuelva a enseñar cuáles son los primeros rudimentos de las palabras de Dios; y habéis llegado a ser tales que tenéis necesidad de leche, y no de alimento sólido. Hebreos 5:12

Así que si has llegado hasta aquí es muy probable que no haya sido por casualidad, sino que El Señor te está llamado a formar parte de su avanzada para estos que ya son los últimos días.

Si te interesa saber más tal vez sería buena idea de que te hable del Curso Bíblico a Distancia que he comenzado a impartir. Lo primero es tomar las lecciones propedéuticas o preparatorias para que sepas bien de lo que se trata. Aquí están:


Si ya has tomado las lecciones propedéuticas y te has decidido a formar parte del equipo y comenzar la instrucción con el Curso Bíblico a Distancia envíame un mensaje privado en Facebook:


¡Bienvenidos a Casa!