Cómo entender la Biblia


Guía para entender tu Biblia

La Casa de la Palabra no solo fue fundada para difundir las enseñanzas de la Biblia sino también para ayudar a otros a entender la Palabra de Dios por su propia cuenta. Ahora bien, solo puedo mostrar cómo entender la Biblia de la misma forma en la que yo fui enseñado y precisamente aquí te voy a explicar eso: cómo aprendí a entender la Biblia.

Para entender correctamente la Biblia lo primero que debes establecer es UN CRITERIO. Bajo esa premisa te voy a decir los tres puntos básicos que forman el criterio que durante décadas he usado y con el que he enriquecido mi conocimiento de la Escritura de una forma abundante y sobrenatural.

Así que antes de comenzar a estudiar tu Biblia a fondo hay tres verdades que debes tener en cuenta para entender la Escritura a la perfección:

1.- La Biblia está escrita para el pueblo de Israel.

2.- Israel no solo son los judíos. Israel son doce tribus (más Leví), diez de las cuales se perdieron hace siglos y fueron esparcidas prácticamente por todo el mundo, pero según las profecías han de ser encontradas y rescatadas por UN SALVADOR.

3.- La Biblia fue escrita en términos entendibles para la gente del campo, por lo que cada uno de los elementos del ciclo agrícola del antiguo Israel son símbolos que representan un profundo Mensaje para el pueblo de Dios el cual es necesario descifrar de cara a estos que son los últimos días.

Cuando consigas alinear permanentemente estas tres verdades al estudio de la Biblia tu entendimiento no solo se volverá diáfano, torrencial y fluido, como un río nutrido, cristalino y sin estorbos (Juan 7:38 / Ezequiel 47:1-10), sino también a prueba de confusiones, torceduras y engaños.


Porque como desciende de los cielos la lluvia y la nieve, y no vuelve allá, sino que riega la tierra, y la hace germinar y producir, y da semilla al que siembra, y pan al que come, así será mi palabra que sale de mi boca; no volverá a mí vacía, sino que hará lo que yo quiero, y será prosperada en aquello para que la envié. Isaías 55:10-11
En las alturas abriré ríos, y fuentes en medio de los valles; abriré en el desierto estanques de aguas, y manantiales de aguas en la tierra seca. Isaías 41:18
Porque yo derramaré aguas sobre el sequedal, y ríos sobre la tierra árida; mi Espíritu derramaré sobre tu generación, y mi bendición sobre tus renuevos. Isaías 44:3
El que cree en mí, como dice la Escritura, de su interior correrán ríos de agua viva. Juan 7:38

El conocimiento de la Palabra de Dios es un río que viene del Cielo y fluye a través de ti como un torrente de agua viva. Pero si observas bien, en el cauce de cualquier río hay estorbos: piedras, troncos, basura, etc. ¿Has visto los diques que construyen los castores para detener el avance de los ríos? Aquí te pongo una de esas construcciones, obsérvala muy bien:


¿Qué pensarías si te dijera que en tu forma de entender la Biblia hay mucho, pero mucho estorbo que, al igual que un castor, te has esmerado en construir? Por diferentes razones, a lo largo de nuestra vida construimos en nuestra mente y corazón información defectuosa acerca de la Palabra que detiene la fluidez de la revelación Divina a través nuestro.

Pero con el criterio que estoy enseñándote no solo entenderás el pasado del pueblo al que VERDADERAMENTE PERTENECES, sino también el presente y el futuro. Para ti ya no habrá secretos ni misterios. Habrás entrado al círculo de confianza del Señor Jesucristo (Marcos 10:32 / Daniel 12:10) y Él personalmente te revelará todo lo que necesites saber (Mateo 7:7-8) y lo más importante: TE DARÁ PODER (Apocalipsis 11:5).

A continuación hablaremos brevemente de cada uno de estos tres puntos:

1.- La Biblia está escrita para el pueblo de Israel

La Biblia, Escritura o Palabra de Dios es un libro (o mejor dicho, una colección de Escritos) llevado a cabo con el fin de que el pueblo santo, elegido por El Señor, apartado de entre las demás naciones para salvación eterna, encuentre el camino de regreso al Padre.

Porque tú eres pueblo santo [apartado, elegido] para El Señor tu Dios; El Señor tu Dios te ha escogido para serle un pueblo especial, más que todos los pueblos que están sobre la tierra. Deuteronomio 7:6
Israel será salvo en El Señor con SALVACIÓN ETERNA; no os avergonzaréis ni os afrentaréis, por todos los siglos. Isaías 45:17

Pero si bien la Biblia es un libro al que cualquier persona puede tener acceso, no es un libro a través del cual CUALQUIERA PUEDA ESCUCHAR la Voz de Dios. Para ello primero hay que pertenecer al pueblo elegido, luego hay que arrepentirse y convertirse y por último mantenerse en obediencia a lo que El Señor manda a través de lo que dice ahí (1 Corintios 15:2).


2.- Israel no solo son los judíos. Israel son doce tribus (más Leví), diez de las cuales se perdieron hace siglos pero según las profecías han de ser encontradas y rescatadas por UN SALVADOR

leyendo lo cual podéis entender cuál sea mi conocimiento en el misterio de Cristo, misterio que en otras generaciones no se dio a conocer a los hijos de los hombres, como ahora es revelado a sus santos apóstoles y profetas por el Espíritu: QUE LOS GENTILES SON COHEREDEROS Y MIEMBROS DEL MISMO CUERPO [Israel], y copartícipes de la promesa [Salvación eterna] en Cristo Jesús por medio del evangelio. Efesios 3:4-6

Tú perteneces al pueblo elegido ¿Cómo es que puedo afirmar tal cosa? En primera porque así lo dice la Escritura; y en segunda porque has creído en Jesucristo y hay en ti un deseo de aprender de la Palabra de una forma más profunda, poderosa y sobrenatural y eso no viene de ti sino de lo Alto.

A las diez tribus que pertenecieron a la nación al norte de Judá y se perdieron siendo esparcidas por el mundo El Señor mediante sus profetas les llama la Casa de Israel. Hay un basto número de promesas para esa porción del pueblo elegido, pero por una maligna razón (que no voy a explicar aquí) hay quien ha tratado de mantener oculto el linaje de esa porción del pueblo.

A la Casa de Israel, como El Padre celestial llama a su pueblo en el destierro, durante siglos el mundo les ha llamado “cristianos” término que si bien no tiene una sola cosa de malo, pues significa “seguidores del Cristo”, no conecta como debería al pueblo de Dios con la Promesa que prodigiosa y puntualmente se ha venido cumpliendo a través de estos dos mil años y que está por llegar a su culminación.

Estaba Escrito que para rescatar a las ovejas perdidas de la Casa de Israel El Señor Ungiría a un Enviado el cual había de ir hasta los confines de la Tierra para salvarlas una a una. Ese Enviado por supuesto es Jesucristo hijo de David, nuestro Salvador.

Yo‭ ‬SALVARÉ a mis ovejas, y nunca más serán para rapiña; y juzgaré entre oveja y oveja. Y levantaré sobre ellas a un pastor, y él las apacentará; a MI SIERVO DAVID, él las apacentará, y él les será por pastor. Yo El Señor les seré por Dios, y MI SIERVO DAVID príncipe en medio de ellos. Yo El Señor he hablado. Ezequiel 34:22-24
Anduvieron perdidas mis ovejas por todos los montes, y en todo collado alto; y en toda la faz de la tierra fueron esparcidas mis ovejas, y no hubo quien las buscase, ni quien preguntase por ellas. Ezequiel 34:6
¿Qué os parece? Si un hombre tiene cien ovejas, y se descarría una de ellas, ¿no deja las noventa y nueve y va por los montes a buscar la que se había descarriado? Mateo 18:12

TODO lo que enseña esa porción de la Biblia conocida como Nuevo Testamento (Es mejor llamarlo Nuevo Pacto) tiene que ver con la recuperación de las ovejas perdidas de la Casa de Israel. Pues todo el Nuevo Pacto, desde Mateo hasta Apocalipsis gira en torno a ese drama y su conclusión.

dice: Poco es para mí que tú seas mi siervo para levantar las tribus de Jacob, y para que restaures el remanente de Israel; también te di por luz de las naciones, para que seas mi salvación hasta lo postrero de la tierra. Isaías 49:6

Y dará a luz un hijo, y llamarás su nombre JESÚS,[Josué - Salvador] porque él salvará a su pueblo [Israel] de sus pecados. Mateo 1:21
Y hará que MUCHOS DE LOS HIJOS DE ISRAEL SE CONVIERTAN al Señor Dios de ellos. Lucas 1:16
El respondiendo, dijo: No soy enviado sino a las ovejas perdidas de la casa de Israel. Mateo 15:24

Así, tu Biblia es un llamado de Dios a aquellos que no saben que pertenecen al pueblo elegido para que regresen (Lucas 15:11-32).

El Señor edifica a Jerusalén; A los desterrados de Israel recogerá. Salmo 147:2

Para que comiences a profundizar en estos dos primeros puntos he escrito un trabajo el cual puedes leer gratuitamente en linea:



3.- La Biblia fue escrita en términos entendibles para la gente del campo, por lo que cada uno de los elementos del ciclo agrícola del antiguo Israel son símbolos que representan un profundo Mensaje para el pueblo de Dios el cual es necesario descifrar de cara a estos que son los últimos días

El ciclo agrícola en el antiguo Israel incluido el calendario, las lluvias, las fases de la luna, etc. representa el plan profético para el  mundo. En este momento, acorde al ciclo agrícola, estaríamos por comenzar el verano y por tanto la trilla o tribulación ¿te suena ese término? Así es, ya viene la Gran Tribulación o Gran Trilla.

Acerca del ciclo agrícola en Israel he estado abundando desde el principio aquí en La Casa de la Palabra pero es hora de comenzar a preparar un equipo que aporte con sus propios descubrimientos publicando en este mismo lugar y anunciando el VERDADERO evangelio en sus propios países.


Conclusión

Enhorabuena si has decidido emprender el bienaventurado camino de preparación para entender mejor tu Biblia y exponerla a otros.

En todo momento debes tener presente que TÚ PERTENECES AL PUEBLO ELEGIDO y tu misión es ayudar a dar forma al entendimiento del VERDADERO MENSAJE al pueblo de Israel perdido entre las naciones.

Claro que siglos de información torcida producen resistencia al cambio. ¿Recuerdas la imagen del castor y ese dique construido? Todos nos sentimos seguros con lo que nos han enseñado nuestros antecesores y con ello CONSTRUIMOS edificaciones en nuestras mentes y corazones (a veces son verdaderas fortalezas) que AUNQUE NO TENGAN SENTIDO Y CAREZCAN DE LÓGICA (como una casa cuyos pasillos y puertas conducen a ninguna parte) nos hacen sentir una falsa sensación de seguridad, pero es necesario decir que eso afecta y mucho nuestro correcto entendimiento de la Voluntad del Padre celestial para nuestras vidas.

Cuando nuestro Señor Jesucristo caminó en la tierra se encontró con un montón de falsos dogmas a los que estaban atados incluso sus discípulos. Pero después, con la ayuda del Espíritu Santo, aquellos discípulos que le fueron fieles lograron liberarse de ello y fluyeron en el Poder de lo Alto.

Los verdaderos discípulos de Jesucristo están dispuestos a saber la Verdad, incluso si ésta desafía lo que tenían por aprendido.

Si os he dicho cosas terrenales, y no creéis, ¿cómo creeréis si os dijere las celestiales. Juan 3:12
Aún tengo muchas cosas que deciros, pero ahora no las podéis sobrellevar. Juan 16:12

Nuestro Amo y Señor ya viene en camino y el único propósito de los que le servimos es recibirle con las ganancias espirituales que generó lo que nos dio a cuidar (Mateo 25:14-30).


Existe un grupo de personas a los que El Señor está poniendo el deseo de aprender más de su Palabra. A ellos les destinará para llevar el alimento espiritual a los que más lo necesitan. Te animo a descubrir si tú eres una de esas personas. Ahora bien, si lo eres, no puedes llevar alimento espiritual ni defectuoso ni leudado.

Cuando los israelitas llevaban sus ofrendas al templo en forma de alimento el sacerdote las examinaba y si estaban defectuosas, es decir, no estaban conforme a lo escrito las rechazaba.

Ninguna ofrenda que ofreciereis a El Señor será con levadura; porque de ninguna cosa leuda, ni de ninguna miel, se ha de quemar ofrenda para El Señor. Levítico 2:11

Un alimento espiritual defectuoso es aquel mensaje que contiene error. Ahora bien, como ya hemos dicho, un alimento leudado es aquel que lleva la levadura de la maldad, lo que nos muestra que no podemos tomar el evangelio como fuente de riqueza material (1 Timoteo 6:5) sino como fuente de las riquezas verdaderas, que son las de la siguiente vida (Hechos 20:35).

Para cualquier duda que tengas en lo que estudias acude a mi en mi página de Facebook. ¡Adelante, comienza hoy!

Shalom Casa de Judá; Maranata Casa de Israel: ¡El Señor ya viene!