Ir al contenido principal

Acerca de esta página


Acerca de el nombre de esta página

Esta página se llama La Casa de la Palabra por que en el antiguo templo de Jerusalén se resguardaban, dentro del arca, las tablas de la Ley. Esas tablas representaban el Nombre o la esencia de Dios: su Palabra (Juan 1:1-3).

Y David mi padre tuvo en su corazón edificar casa AL NOMBRE de El Señor Dios de Israel. 1 Reyes 8:17

De tal forma que en el arca (que era un trono) residía la Presencia invisible del Eterno. El templo en Jerusalén era la Casa de Dios (Génesis 28:17 / 2 Crónicas 5:14) por que ahí residía su Nombre. El Nombre de Dios, como todos los nombres, está compuesto de letras que forman palabras y en el caso del Nombre del Eterno, esas mismas Palabras forman un Mensaje (Apocalipsis 1:8). El Templo era el santuario donde se preservaba ese Mensaje, era la Casa de la Palabra o Casa del Nombre de Dios, donde no solo se ejecutaban los ritos de la Ley (que preservan el Mensaje), sino que también se enseñaba la Ley (Deuteronomio 31:11-13 / Nehemías 8:7-8).

Pero es ahora la iglesia, miembros genuinos tanto de la Casa de Judá como de la Casa de Israel, donde habita la presencia del Eterno, su Santo Espíritu, que también es su Palabra (1 Pedro 2:5 / Gálatas 4:6 / Colosenses 3:16 / Efesios 2:20-22 / 1 Corintios 6:19 / 1 Corintios 3:16); por eso hoy la iglesia es ese santuario que antiguamente era el Templo: la Casa de la Palabra.

Acerca del logo: la letra hebrea Bet


Cada letra del alfabeto hebreo posee un significado concreto. La letra Bet significa «casa» o «tabernáculo»; Representa no solo la casa sino quien habita en ésta. Simboliza al templo de Jerusalén y su Habitante: el Nombre de Dios. Pero si bien por excelencia la letra Bet es el Santuario -la casa de Dios-, también simboliza la casa del hombre y su contenido esencial: su cuerpo y su mente.

Es por tanto el cuerpo terrenal del creyente, que es un tabernáculo o santuario (2 Corintios 5:1) en el que habita la Palabra o Nombre de Dios, que es su Espíritu, pero también el tabernáculo o santuario edificado con piedras humanas que es la iglesia (Hebreos 3:6 / Efesios 2:20-22 / 1 Pedro 2:5), santuario en el cual se preserva la Palabra de Dios.