¿Qué significa pecar?


Pecar literalmente significa desobedecer o transgredir la Ley

A veces cuando oímos la palabra pecar vienen a nuestras mentes acciones como matar, robar o cometer adulterio. Si bien no es del todo inexacto puesto que estas, entre otras acciones, son pecaminosas, no definen al pecado en sí.

Una de las palabras hebreas usadas para‭ ‬pecado ‬es‭ ‬jatta't‭ (‬Strong‭ ‬#H2403‭) ‬que significa errar en el camino o no dar en el blanco.‭ ‬Otra de ellas es‭ ‬pesha‭'‬ (Strong H‭ ‬#6588‭)‬,‭ ‬la cual nos indica una transgresión,‭ ‬es decir,‭ ‬literal o figuradamente pisar en terrenos que no nos corresponden. En todo caso,‭ ‬el término‭ ‬hebreo para‭ ‬pecar ‬se relaciona con el andar o los‭ ‬pies.‭ ‬De ahí‭ ‬que se extienda a‭ ‬pisar‬,‭ tropezar ‬o‭ ‬transgredir‬.‭ ‬Pensemos en un césped con un letrero que dice precisamente‭ «‬NO PISAR EL CESPED‭»‬:‭ ‬aquella persona quien desobedezca el letrero estará transgrediendo el mandato,‭ ‬estará‭ pisando‭ ‬o‭ pecando‭‬.



Entonces la definición simple de pecar es sencillamente desobedecer la ley de Moisés, transgrediéndola, pisándola.

Todo aquel que comete pecado, infringe también la ley; pues el pecado es infracción de la ley. 1 Juan 3:4

Por ello, cuando la Palabra nos amonesta a los cristianos para no pecar, significa que no debemos desobedecer la Ley en su cumplimiento espiritual, que es el que nos corresponde.

El propósito de la Escritura

Así, toda la Palabra de Dios posterior a los cinco libros de Moisés -desde Jueces hasta Apocalipsis- está escrita con el propósito de enseñarnos a cumplir adecuadamente -ya seamos Casa de Judá o Casa de Israel- la ley de Moisés, que no es otra cosa sino las instrucciones (Torá significa «Instrucción») del camino que hemos de seguir en nuestro retorno al Padre.

No es coincidencia que la Palabra de Dios haya sido escrita en hebreo y griego. Todo ello guarda un significado profundo y un propósito específico de los cuales eventualmente -si Dios quiere- hablaremos más extensamente, tan solo diremos aquí que las tribus de la Casa de Israel al haberse perdido entre la gentilidad también perdieron el lenguaje de los padres -el hebreo-, siendo necesario escribirles en su nuevo idioma: el griego. Por ello es que lo que conocemos como Nuevo Testamento (en lo personal me siento más cómodo con el término Nuevo Pacto) está escrito en griego.



El apóstol Pablo, judío de la tribu de Benjamín (Romanos 11:1), como profeta y maestro que también fue (Hechos 13:1) entendió a la perfección que la Casa de Israel, perdida entre las naciones, debía ser regresada al Padre mediante la Gracia, para lo cual fue encomendado (Hechos 9:15 / Hechos 13:47 / Gálatas 2:8-9) a fin de instruir a las tribus de Israel rescatadas por nuestro Señor Jesucristo (Ezequiel 34:22-24) de entre la gentilidad: los cristianos.

…el cual asimismo nos hizo ministros competentes de un nuevo pacto, no de la letra, sino del Espíritu; porque la letra mata, mas el Espíritu vivifica. 2 Corintios 3:6

Cuando Pablo nos enseña a los cristianos -la Casa de Israel- que la letra mata, se refiere al rito o la obra; a la ejecución literal de la ley que algunos judíos efectuaban de manera formal y ritual, sin la debida comprensión espiritual, que es la parte escencial de la Ley (Mateo 23:23). Y al mostrarnos que es el Espíritu el que vivifica, nos habla del cumplimiento espiritual de la misma Ley, cumplimiento éste el cual nosotros los cristianos estamos llamados a realizar únicamente y que es el que da vida.

En resumen, para nosotros la Casa de Israel (cristianos) pecar es desobedecer la Ley, no en su sentido ritual, sino en el espiritual que se resume en un solo concepto:

Porque toda la ley en esta sola palabra se cumple: Amarás a tu prójimo como a ti mismo. Gálatas 5:14

Pero también para nosotros los cristianos pecar es tratar de obedecer la Ley más allá del cumplimiento que nos corresponde, que es el espiritual, dando a la Ley el cumplimiento que solo toca a la Casa de Judá: el literal - espiritual.

Estad, pues, firmes en la libertad con que Cristo nos hizo libres, y no estéis otra vez sujetos al yugo de esclavitud. He aquí, yo Pablo os digo que si os circuncidáis [conversión al judaísmo], de nada os aprovechará Cristo. Y otra vez testifico a todo hombre que se circuncida [se convierte al judaísmo], que está obligado a guardar toda la ley [no solo en su parte espiritual, sino también ritual]. De Cristo os desligasteis, los que por la [parte ritual de la] ley os justificáis; de la Gracia [dispensa de cumplir la Ley en forma literal] habéis caído. Gálatas 5:1-4

Anuncio

Buscar en este blog

Quizás también te interese

Síguenos en tu correo