Ir al contenido principal

Pentecostés: Las siete fiestas de Israel


Las primicias del trigo

También celebrarás la fiesta de las semanas, la de las primicias de la siega del trigo... Éxodo 34:22 
Y contaréis desde el día que sigue al día de reposo, desde el día en que ofrecisteis la gavilla de la ofrenda mecida; siete semanas cumplidas serán. Levítico 23:15

La Fiesta de las Siete Semanas o Pentecostés giraba en torno a la siega del trigo. Tal como en la Fiesta de Primicias de la gavilla mecida, en la que se llevaban manojos o gavillas de cebada como primicias al Templo, siete semanas o cincuenta días después -en la Fiesta de Pentecostés (del griego quinquagésimo)- igualmente se llevaban, también como primicias, gavillas pero ya no de cebada sino del trigo recién segado (Levítico 23:16). Esto era así porque la cebada maduraba antes que el trigo (Éxodo 9:31-32). Como ya dijimos antes, la cebada estaba ya madura y segada para la Pascua, mientras que el trigo -el cual simboliza a la iglesia- maduraba hasta Pentecostés.

Pentecostés era la conclusión o cierre de la época de siega (trigo y cebada, entre otros) durante la cual se celebraban cuatro festivales: Pascua, Panes sin levadura, Primicias de la gavilla mecida y Pentecostés.

Entendimiento espiritual: la resurrección

Que el Cristo había de padecer, y ser el primero de la resurrección de los muertos, para anunciar luz al pueblo y a los gentiles. Hechos 26:23
Mas ahora Cristo ha resucitado de los muertos; primicias de los que durmieron es hecho. 1 Corintios 15:20
Porque a los que antes conoció, también los predestinó para que fuesen hechos conformes a la imagen de su Hijo, para que él sea el primogénito entre muchos hermanos. Romanos 8:29
Él, de su voluntad, nos hizo nacer por la palabra de verdad, para que seamos primicias de sus criaturas. Santiago 1:18

Las gavillas de cebada ofrecidas como primicias en el Templo fueron constituidas por la ley de Moisés como un símbolo de la gloriosa resurrección del Señor Jesucristo; en tanto que las gavillas de trigo, ofrecidas también como primicias en el Templo, a su vez son un símbolo de la resurrección de la iglesia del Señor, pues así como el trigo seguía a la cebada, la iglesia sigue al Señor Jesucristo no solo en su muerte, sino también en su resurrección (Juan 12:24-26).


Como ya hemos dicho antes, el ciclo agrícola en Israel se dividía en dos épocas: la siega y la cosecha. En torno a la siega ocurrían las cuatro primeras fiestas del año: Pascua, Panes sin levadura, Primicias de la gavilla mecida y Pentecostés; En torno a la cosecha ocurrían las tres últimas fiestas que son: Trompetas, Día del perdón y Tabernáculos.

El Señor Jesucristo al igual que la cebada (símbolo de su cuerpo terrenal), inauguró esta primera época en la que vivimos, época profética de siega (Apocalipsis 14 14-16 / Marcos 4: 26-29 / Mateo 13:30 / Mateo 13:36-43) que nosotros, su iglesia, igual que el trigo en el antiguo Israel concluiremos al ser llevados al Templo celestial como primicias (Mateo 13:30).

Panes CON levadura

De vuestras habitaciones traeréis dos panes para ofrenda mecida, que serán de dos décimas de efa de flor de harina, cocidos CON LEVADURA, como PRIMICIAS para El Señor. Levítico 23:17

A diferencia de los días de la ofrenda de la cebada, Pascua-Panes sin levadura-Ofrenda mecida (Levítico 23:9-14), durante los cuales ritualmente se comían panes SIN LEVADURA (Levítico 23:6), para Pentecostés se ofrecían panes de trigo CON LEVADURA (Levítico 23:20). El entendimiento espiritual de este mandato lo encontramos en el siguiente pasaje:

Si decimos que no hemos pecado, le hacemos a él mentiroso, y su palabra no está en nosotros. 1 Juan 1:10

Los panes de cebada SIN levadura simbolizaban el cuerpo sin pecado de nuestro Señor Jesucristo (Mateo 26:26), mientras que los panes CON levadura nos representan a nosotros, que aunque interiormente hemos sido santificados por el Espíritu Santo de nuestro Señor Jesucristo (Gálatas 4:6), aún habitamos en un cuerpo que necesita ser remplazado por otro puro y sin rastro alguno de corrupción (1 Corintios 15:42).

Significado de Pentecostés: Quincuagésimo

Hasta el día siguiente del séptimo día de reposo contaréis cincuenta días; entonces ofreceréis el nuevo grano al Señor. Levítico 23:16

Así como la Ley, el pacto matrimonial con Israel, fue establecido cincuenta días después de la salida triunfante de Israel de Egipto (*), en la que previamente se inmoló el cordero sin mancha; de la misma manera, el nuevo pacto con las Casas de Israel y Judá -el remanente de aquellas tribus-, es cumplido también cincuenta días después de la resurrección en la que Jesucristo -Cordero de Dios sin mancha- sale triunfante de la tumba, y tras Él todos nosotros -el Israel de Dios (Efesios 2:11-13 / Efesios 3:4-6 / Gálatas 6:16 / Colosenses 1:25-27 / Romanos 16:25)-, JUDÍOS Y CRISTIANOS, LOS CUALES CREEMOS EN SU SANTO NOMBRE (Mateo 1:21 / Lucas 1:31-33 / Lucas 2:11 / Lucas 2:21).


A partir de que se ofrecían las primicias de la cebada en el Templo, se contaban cincuenta días para ofrecer las primicias del trigo (Pentecostés significa «quincuagésimo», pues se celebra a los cincuenta días luego de ofrecer las gavillas de cebada como primicias).

Si bien –como ya sabemos- El Señor Jesucristo resucitó en la fiesta de la Gavilla mecida de las primicias, fue nada menos que en Pentecostés que cumplió la promesa (Ezequiel 36:26-27) de derramar su Espíritu Santo (Hechos 2:4 / Filipenses 1:19 / Romanos 8:9 / Gálatas 4:6).

Cumplimiento espiritual: El nuevo Pacto

La Promesa de derramar su Espíritu sobre las Casas de Israel y de Judá re-iniciando el pacto matrimonial -iniciado por primera vez al pie del Sinaí- iba a ser cumplida en la Fiesta de Pentecostés o Fiesta de los Cincuenta días.

Y estando juntos, les mandó que no se fueran de Jerusalén, sino que esperasen la promesa del Padre, la cual, les dijo, oísteis de mí. Porque Juan ciertamente bautizó con agua, mas vosotros seréis bautizados con el Espíritu Santo dentro de no muchos días. Hechos 1:4-5
Cuando llegó el día de Pentecostés, estaban todos unánimes juntos. Y de repente vino del cielo un estruendo como de un viento recio que soplaba, el cual llenó toda la casa donde estaban sentados; y se les aparecieron lenguas repartidas, como de fuego, asentándose sobre cada uno de ellos. Y fueron todos llenos del Espíritu Santo, y comenzaron a hablar en otras lenguas, según el Espíritu les daba que hablasen. Hechos 2:1-4

Pentecostés conmemora la fecha en la que fueron entregadas las Tablas de la Ley -cincuenta días después de salir de Egipto- y por ello es en esta fiesta que el Espíritu Santo desciende sobre la iglesia, pues estaba profetizado que esas mismas tablas de piedra –entregadas en el Sinaí- quedarían escritas en nuestros corazones mediante el Espíritu de Dios, pues la Ley, es el Corazón de Dios, su Espíritu mediante el cual nos desposa.

Pero este es el pacto que haré con la casa de Israel después de aquellos días, dice El Señor: Daré mi ley en su mente, y la escribiré en su corazón; y yo seré a ellos por Dios, y ellos me serán por pueblo. Jeremías 31:33

Porque Dios entregó la Ley a Israel y la tomó como esposa, pues al darle la Ley le entregó su corazón y le declaró su amor distinguiéndola de las demás (Jeremías 31:32 / Ezequiel 16:8). De la misma manera, Dios da el Espíritu Santo -QUE ES ESA MISMA LEY, ESE MISMO CORAZÓN- a su iglesia; Ley ésta, que como ya dijimos, ya no escrita en tablas de piedra, sino en los corazones de los hombres (Jeremías 31:33 / Jeremías 32:40 / Ezequiel 36:26-27).

Y te desposaré conmigo para siempre; te desposaré conmigo en justicia, juicio, benignidad y misericordia. Oseas 2:19
Volverán y se sentarán bajo su sombra; serán vivificados como trigo, y florecerán como la vid; su olor será como de vino del Líbano. Oseas 14:7




Cumplimiento espiritual de las siete fiestas

  1. Las siete fiestas de Israel: Pascua
  2. Las siete fiestas de Israel: Panes sin levadura
  3. Las siete fiestas de Israel: Primicias 
  4. Las siete fiestas de Israel: Pentecostés 
  5. Las siete fiestas de Israel: Trompetas
  6. Las siete fiestas de Israel: Día del Perdón
  7. Las siete fiestas de Israel: Tabernáculos
  8. Las siete fiestas de Israel y el ciclo agrícola

Tal vez también te interese:

La sal: significado espiritual

Conocer los usos que antiguamente se le daba a la sal es fundamental para entender su significado bíblico. Por ello en este artículo comenzaremos mencionando las principales formas en las que se utilizaba este importante elemento en tiempos de la Biblia y luego hablaremos de su significado simbólico o espiritual.
El uso de la sal en la antigüedad

Hoy en día pensamos en la sal solo como un sazonador para nuestros alimentos, pero en la antigüedad la sal tenía más de 14.000 usos. A lo largo de la Historia, la sal ha sido utilizada para casi todo, desde derretir hielo hasta relajar los músculos.
Los antiguos se dieron cuenta que la vida no podía existir sin la sal, por lo que llegó a utilizarse como moneda y hasta provocó guerras.

Las siete fiestas de Israel

En esta serie de artículos hablaremos acerca del significado espiritual que tienen para la Casa de Israel las siete fiestas que nuestros padres celebraban. A continuación los enlaces a cada uno de ellos.


Pascua. Es la primera de las siete fiestas en las que el pueblo acudía a Jerusalén, fiestas que anuncian el cumplimiento glorioso de las profecías del Mesías. El cumplimiento del significado espiritual de la Pascua es el sacrificio de nuestro Señor Jesucristo, cuya carne y cuya sangre nos salvan de la muerte. Ir al artículo >>

Panes sin levadura. El cumplimiento espiritual o esencial de la Fiesta de los panes sin levadura lo encontramos abundantemente por toda la Palabra. Aquí vamos a analizar solo unos cuantos de esos pasajes. Primeramente, mencionaremos el cumplimiento que nuestro Señor Jesucristo dio a esta fiesta y después el que nosotros, su iglesia, que como el cuerpo de Cristo que somos también le damos. Ir al artículo >>

Primicias. En este día -posterior a la Fiesta …

Usos y significados simbólicos del aceite

El aceite de oliva para los hombres de tiempos bíblicos

Para los antiguos el aceite de oliva era el más apreciado de todos los aceites, por lo que le atribuían un significado simbólico Divino.

En tiempos bíblicos, el aceite se usaba, entre otras cosas, como:
 - Combustible para las lámparas  - Medicamento  - Jabón de aseo personal  - Elemento ceremonial  - Ingrediente en la elaboración de alimentos

Por todo lo anterior, el aceite puro de oliva es también símbolo del Espíritu Santo. A continuación, hablaremos brevemente de sus usos en tiempos bíblicos y al mismo tiempo entenderemos los atributos del Espíritu Santo.

El Candelabro: significado simbólico

Y me volví para ver la voz que hablaba conmigo; y vuelto, vi siete candeleros de oro...Apocalipsis 1:12
Los siete candeleros conforman el candelabro de siete brazos del Lugar Santo. Sin embargo la imagen que ve Juan no es terrenal, esto es, no mira el Lugar Santo del templo en Jerusalén, sino el del templo celestial, el cual, como la Ley nos enseña, fue usado como modelo por Moisés para erigir el Tabernáculo y posteriormente por Salomón para erigir el Templo.

Usos y significados simbólicos del vino

Algunos usos del vino en la antigüedad y sus significados espirituales
Yo soy la vid verdadera. Juan 15:1
Posiblemente la vid, al igual que la sal y el trigo, han acompañado al hombre desde que éste habitó la tierra.

La Palabra nos dice que luego que bajó Noe del arca comenzó a labrar la tierra y plantó una viña (Génesis 9:20), y desafortunadamente con ello llegó también el primer ebrio de la Historia (Génesis 9:21), advirtiéndonos así el cuidado que debemos tener con el vino.
El vino es, por supuesto, el más apreciado producto de la vid, y a lo largo de toda la Palabra, desde el Génesis al Apocalipsis, encontramos numerosas referencias a él.


Por el color, sabor, proceso de elaboración y sobre todo, efectos al organismo, los antiguos atribuyeron al vino profundos significados simbólicos, entre otros el gozo espiritual, la justicia, la sangre, el espíritu, etc.

El vino, con su efecto pasajero, representaba para los hombres de la Biblia, entre otras muchas cosas, la felicidad, el consuel…