Ir al contenido principal

Trompetas: Las siete fiestas de Israel


Y habló El Señor a Moisés, diciendo: Habla a los hijos de Israel y diles: En el mes séptimo, al primero del mes tendréis día de reposo, una conmemoración al son de trompetas, y una santa convocación. Ningún trabajo de siervos haréis; y ofreceréis ofrenda encendida al Señor. Levítico 23:23-25

Luna nueva
La Palabra de Dios marca que la Fiesta de las Trompetas debe celebrarse el primer día del séptimo mes (Levítico 23:23-25). Por disposición Divina el pueblo medía el tiempo usando un calendario luni-solar (Génesis 1:14). Mientras que los años eran medidos con el sol, los meses eran determinados con la luna. Para los pueblos de la antigüedad el mes era lo que nosotros conocemos como ciclo lunar, por lo que era con lo que ellos llamaron luna nueva -ese hermoso y esbelto primer brillo del ciclo- que nuestros padres daban inicio al mes.


Conforme se acercaba ese día, los centinelas del antiguo templo en Israel se turnaban en guardias a fin de que siempre hubiera alguien vigilando el cielo en espera del surgimiento de la luna nueva, hecho que podía suceder en cualquier hora. Noche y día los vigilantes se alternaban para no dejar ni un momento de sondear la bóveda celeste atentos a la aparición de la señal en el cielo. Como no siempre estaba despejado, a veces solo se lograba divisar la luna nueva entre las nubes, en un instante milagroso en que estas se abrían para inmediatamente volverse a cerrar. De esta práctica cargada de tanta responsabilidad es que el Señor nos dice:

Pero de aquel día y de la hora nadie sabe, ni aun los ángeles que están en el cielo, ni el Hijo, sino el Padre. Mirad, velad y orad; porque no sabéis cuándo será el tiempo. Es como el hombre que yéndose lejos, dejó su casa, y dio autoridad a sus siervos, y a cada uno su obra, y al portero mandó que velase. Velad, pues, porque no sabéis cuándo vendrá el señor de la casa; si al anochecer, o a la medianoche, o al canto del gallo, o a la mañana; para que cuando venga de repente, no os halle durmiendo. Y lo que a vosotros digo, a todos lo digo: Velad. Marcos 13:32-37

Cuando al fin los centinelas divisaban el primer brillo de la luna nueva, daban la alarma soplando sus trompetas (shofares) para que el pueblo supiera que el gran momento al fin había llegado. Por toda la tierra de Israel comenzaba entonces a expandirse el soplo de los shofares o trompetas, hasta que todos en el territorio quedaban advertidos que la luna nueva había aparecido en el firmamento.

Entonces aparecerá la señal del Hijo del Hombre en el cielo; y entonces lamentarán todas las tribus de la tierra, y verán al Hijo del Hombre viniendo sobre las nubes del cielo, con poder y gran gloria. Mateo 24:30

Entendimiento espiritual y cumplimiento

El sonido de la trompeta -shofar en hebreo- era un aviso urgente, una alarma, una llamada de atención para dejar de hacer lo cotidiano y reunirse de emergencia para oír las nuevas (Joel 2:1 / Ezequiel 33:4-6). Ese día marcaba simbólicamente el inicio de lo que se conocía como los Diez días temibles, los cuales simbolizan la persecución al pueblo santo (Apocalipsis 2:10) que ocurrirá justo antes del regreso de Jesucristo. Persecución que también se conoce como los Dolores de parto del Mesías (Isaías 13:8 / Jeremías 30:6-8 / Apocalipsis 12:1-2 / Marcos 13:8 / Mateo 24:8) o la Gran Tribulación (Daniel 7:23).

Así, esta fiesta marca el tiempo para detenerse a reflexionar en la inminente llegada de esos días y disponer nuestros corazones (Lucas 6: 22-23 / Lucas 21:12-17 / Lucas 21:36 / Apocalipsis 11:10) de forma pertinente.


Como todas las demás, esta santa convocación consistía en un ensayo. La Fiesta de las Trompetas era un simulacro anual cuyo sentido es recordar al pueblo escogido que cada vez falta menos para el inicio de la Gran Tribulación (Apocalipsis 1:3), evento que por consecuencia también marcará el inicio de la cuenta regresiva para que El Señor Jesucristo regrese a la tierra en poder y gran gloria (Daniel 12:12 / Apocalipsis 19:11-21). ¡Aleluya!

Cumplimiento profético

Los cumplimientos proféticos de las tres primeras fiestas, Pascua, Panes sin levadura y Primicias anunciaron la estancia entre nosotros del Señor Jesucristo como siervo sufriente (Isaías 42:1 / Isaías 49:6 / Isaías 52:13-15 / Isaías 53:10-12) -esto es, como un ser humano igual a nosostros, puesto en servicio (Romanos 15:8)- y han sido concluidos con su muerte, resurrección y ascenso al Cielo.

A la fiesta del medio -apartada en tiempo de las otras seis-, Pentecostés, se le dio cumplimiento aquel día en el que el Espíritu Santo descendió del cielo sobre los apóstoles y demás creyentes que estaban reunidos en Jerusalén (Hechos 2:3-4). Con esta fiesta no solo concluía la época de la siega sino que comenzaba la de la cosecha.

Las últimas tres fiestas tienen que ver con el regreso de nuestro Señor, ya no como siervo sufriente, sino en poder y gran gloria, por lo que tales festivales -correspondientes a la época de cosecha- Trompetas, Día del Perdón y Tabernáculos tendrán su cabal cumplimiento profético al final de los tiempos.

El candelabro y las siete fiestas

Clic en la imagen para agrandar
También podemos contemplar el candelabro de siete brazos (Apocalipsis 1:12:13 / Apocalipsis 1: 20 / Apocalipsis 2: 5 ) como una guía de las siete fiestas, cuyas luces han sido glorificadas o encendidas (1 Corintios 15:41) hasta el cuarto cumplimiento de ellos, quedando a la espera de los últimos tres que -tal como los otros cuatro- serán encendidos o cumplidos  por el Señor Jesucristo, que es la Palabra y también El Espíritu.

Así, el cumplimiento profético de las siete fiestas, podemos decir -muy brevemente- es el siguiente:

Pascua - El sacrificio del Señor
Panes sin levadura - La santidad del Señor desde su concepción hasta su muerte.
Primicias - La resurrección y ascenso del Señor.

Pentecostés - El descenso del Espíritu Santo.

Trompetas - Inicio de la Gran Trilla o Tribulación.
Día del Perdón - El último día de nuestras vidas terrenales.
Tabernáculos - El regreso de nuestro Señor y la celebración en la eternidad.

Las dos épocas

Recordemos que el ciclo agrícola en Israel se dividía en dos épocas: la siega y la cosecha. En torno a la siega ocurrían las cuatro primeras fiestas del año: Pascua, Panes sin levadura, Primicias de la gavilla mecida y Pentecostés; En torno a la cosecha ocurrían las tres últimas fiestas que son: Trompetas, Día del perdón y Tabernáculos.

El Señor Jesucristo al igual que la cebada (símbolo de su cuerpo terrenal), inauguró esta primera época en la que vivimos, época profética de siega (Apocalipsis 14 14-16 / Marcos 4: 26-29 / Mateo 13:30 / Mateo 13:36-43) que nosotros, su iglesia, igual que el trigo en el antiguo Israel concluiremos al ser llevados al Templo celestial como primicias (Mateo 13:30).

Cuando estas cosas comiencen a suceder, erguíos y levantad vuestra cabeza, porque vuestra redención está cerca. Lucas 21:28


Cumplimiento espiritual de las siete fiestas

  1. Las siete fiestas de Israel: Pascua
  2. Las siete fiestas de Israel: Panes sin levadura
  3. Las siete fiestas de Israel: Primicias 
  4. Las siete fiestas de Israel: Pentecostés 
  5. Las siete fiestas de Israel: Trompetas
  6. Las siete fiestas de Israel: Día del Perdón
  7. Las siete fiestas de Israel: Tabernáculos
  8. Las siete fiestas de Israel y el ciclo agrícola

Tal vez también te interese:

La sal: significado espiritual

Conocer los usos que antiguamente se le daba a la sal es fundamental para entender su significado bíblico. Por ello en este artículo comenzaremos mencionando las principales formas en las que se utilizaba este importante elemento en tiempos de la Biblia y luego hablaremos de su significado simbólico o espiritual.
El uso de la sal en la antigüedad

Hoy en día pensamos en la sal solo como un sazonador para nuestros alimentos, pero en la antigüedad la sal tenía más de 14.000 usos. A lo largo de la Historia, la sal ha sido utilizada para casi todo, desde derretir hielo hasta relajar los músculos.
Los antiguos se dieron cuenta que la vida no podía existir sin la sal, por lo que llegó a utilizarse como moneda y hasta provocó guerras.

Las siete fiestas de Israel

En esta serie de artículos hablaremos acerca del significado espiritual que tienen para la Casa de Israel las siete fiestas que nuestros padres celebraban. A continuación los enlaces a cada uno de ellos.


Pascua. Es la primera de las siete fiestas en las que el pueblo acudía a Jerusalén, fiestas que anuncian el cumplimiento glorioso de las profecías del Mesías. El cumplimiento del significado espiritual de la Pascua es el sacrificio de nuestro Señor Jesucristo, cuya carne y cuya sangre nos salvan de la muerte. Ir al artículo >>

Panes sin levadura. El cumplimiento espiritual o esencial de la Fiesta de los panes sin levadura lo encontramos abundantemente por toda la Palabra. Aquí vamos a analizar solo unos cuantos de esos pasajes. Primeramente, mencionaremos el cumplimiento que nuestro Señor Jesucristo dio a esta fiesta y después el que nosotros, su iglesia, que como el cuerpo de Cristo que somos también le damos. Ir al artículo >>

Primicias. En este día -posterior a la Fiesta …

Usos y significados simbólicos del aceite

El aceite de oliva para los hombres de tiempos bíblicos

Para los antiguos el aceite de oliva era el más apreciado de todos los aceites, por lo que le atribuían un significado simbólico Divino.

En tiempos bíblicos, el aceite se usaba, entre otras cosas, como:
 - Combustible para las lámparas  - Medicamento  - Jabón de aseo personal  - Elemento ceremonial  - Ingrediente en la elaboración de alimentos

Por todo lo anterior, el aceite puro de oliva es también símbolo del Espíritu Santo. A continuación, hablaremos brevemente de sus usos en tiempos bíblicos y al mismo tiempo entenderemos los atributos del Espíritu Santo.

El Candelabro: significado simbólico

Y me volví para ver la voz que hablaba conmigo; y vuelto, vi siete candeleros de oro...Apocalipsis 1:12
Los siete candeleros conforman el candelabro de siete brazos del Lugar Santo. Sin embargo la imagen que ve Juan no es terrenal, esto es, no mira el Lugar Santo del templo en Jerusalén, sino el del templo celestial, el cual, como la Ley nos enseña, fue usado como modelo por Moisés para erigir el Tabernáculo y posteriormente por Salomón para erigir el Templo.

Usos y significados simbólicos del vino

Algunos usos del vino en la antigüedad y sus significados espirituales
Yo soy la vid verdadera. Juan 15:1
Posiblemente la vid, al igual que la sal y el trigo, han acompañado al hombre desde que éste habitó la tierra.

La Palabra nos dice que luego que bajó Noe del arca comenzó a labrar la tierra y plantó una viña (Génesis 9:20), y desafortunadamente con ello llegó también el primer ebrio de la Historia (Génesis 9:21), advirtiéndonos así el cuidado que debemos tener con el vino.
El vino es, por supuesto, el más apreciado producto de la vid, y a lo largo de toda la Palabra, desde el Génesis al Apocalipsis, encontramos numerosas referencias a él.


Por el color, sabor, proceso de elaboración y sobre todo, efectos al organismo, los antiguos atribuyeron al vino profundos significados simbólicos, entre otros el gozo espiritual, la justicia, la sangre, el espíritu, etc.

El vino, con su efecto pasajero, representaba para los hombres de la Biblia, entre otras muchas cosas, la felicidad, el consuel…