Ir al contenido principal

El bautismo y su relación con las lluvias tempranas


¿Sabías que hay una conexión directa entre el bautismo y las lluvias tempranas?

En efecto, existe una maravillosa relación entre el bautismo y las lluvias tempranas que caían en el antiguo Israel. En este breve artículo hablaremos un poco de ello.


Para entender esta relación necesitamos antes conocer la forma en la que nuestros padres en el antiguo Israel concebían el agua de lluvia, que no es la misma concepción que nosotros tenemos.
Porque como desciende de los cielos la lluvia y la nieve, y no vuelve allá, sino que riega la tierra, y la hace germinar y producir, y da semilla al que siembra, y pan al que come, así será mi palabra que sale de mi boca; no volverá a mí vacía, sino que hará lo que yo quiero, y será prosperada en aquello para que la envié. Isaías 55:10-11

El agua desde siempre ha sido un elemento benéfico y purificador. Al provenir del cielo por medio de la lluvia se convierte en un elemento altamente cargado de significado simbólico o espiritual, pues no solamente da vida y limpia sino que también proviene de Dios.

Asi también la Palabra de Dios proviene del cielo, da vida interior y limpia.


El agua de manantial en la que se hace la inmersión

El agua viva, es decir, el agua pura que brota del manantial, viene del cielo. Los manantiales dependen de la lluvia. Aun cuando se vea fluir el manantial del propio suelo, lo cierto es que es la lluvia la que lo nutre. Porque es el agua de la lluvia, que se ha filtrado a través de la tierra, la que brota a la superficie en forma de surtidor o manantial yendo a alimentar después algún lago o río que la conduce al mar, de donde pasa en forma de vapor a las nubes, las cuales nos la devuelven convertida en agua nuevamente bajo la forma de lluvia.


La Palabra de Dios es como esa lluvia que viene del cielo, que se acumula en los corazones de los hombres y brota limpia del manantial de los que obedecen a Dios y hacen su voluntad.

Así como la tierra sedienta bebe la milagrosa lluvia torrencial que cae del cielo, la cual se filtra hacia los manantiales para luego brotar como torrentes de agua viva, mujeres y hombres tenemos sed de Dios, quien por medio de Jesucristo, que es la Palabra, nos da a beber de su Espíritu y una vez estando llenos nuestros corazones brotan de nosotros ríos de Agua Viva.

La Mikvé o inmersión ritual en el antiguo Israel

La Palabra hebrea Mikvé significa «cuerpo o colección de agua viva» por lo que manantiales, lagos, ríos y mares, que son alimentados por el agua de lluvia, son las Mikvot (plural de Mikvé) por excelencia.

El rito de la Mikvé consiste en una inmersión ritual en un cuerpo de agua viva que desde tiempos bíblicos el pueblo de Israel ha practicado para purificarse no física, sino espiritualmente.

Según el Diccionario Strong, el verbo griego Bapto (G911), del cual proviene la palabra bautizo, significa inundar o cubrir completamente con un fluido, es decir, sumergirse.


Por tanto, sumergirse en la Mikvé y bautizarse es el mismo acto ritual y no significa ninguna otra cosa sino purificarse interiormente en la Palabra de Dios.

El bautismo que corresponde a esto ahora nos salva (no quitando las inmundicias de la carne, sino como la aspiración de una buena conciencia hacia Dios) por la resurrección de Jesucristo 1 Pedro 3:21


Cuando la lluvia espiritual cesa y el corazón se endurece

Pero la Palabra nos muestra que cuando no llovía, la tierra en Israel se secaba y se endurecía. Nada podía sembrarse en ella, pues se volvía impenetrable como la piedra. De la misma manera, cuando el corazón del creyente debido a los afanes de este mundo, el engaño de las riquezas y las codicias de otras cosas deja de recibir el reposo de la Palabra y la lluvia del Espíritu Santo, como la tierra que es, se endurece volviéndose árido y estéril.


Por ello era que en el antiguo Israel, cuando los hombres tenían mala conducta, Dios hacía que dejara de llover. Igualmente cuando dejamos de obrar como la Palabra nos manda, el Espíritu no está más en santa comunión con nosotros. Cesa la Lluvia Espiritual y nuestro corazón se endurece a las verdades de Dios: dejamos de ser espirituales y nos volvemos a este mundo.


Las milagrosas lluvias tempranas

No obstante, la tierra de Israel, endurecida y agrietada por el verano desértico, ante los asombrados ojos de los hombres literalmente volvía a la vida gracias a las milagrosas lluvias tempranas, que eran la más amorosa manifestación Divina de aquellos días pues significaba que no importaba cuan endurecido estuviera el corazón humano, Dios siempre enviaría su lluvia para sensibilizarlo de nuevo.

Así como las lluvias tempranas, que sensibilizan la tierra y la dispone a ser sembrada, la Palabra de Dios, es una lluvia espiritual e invisible que viene del Altísimo y sensibiliza los corazones de los hombres. Los efectos de la Palabra en el corazón del hombre son los mismos que los efectos de la lluvia en la tierra. Así como la lluvia hace que la tierra produzca fruto en abundancia, la Palabra hace dar frutos espirituales que producen salvación.

El corazón humano, cuando ha dejado de recibir la Palabra de Dios, se endurece y se agrieta como la tierra, pero la Palabra de Dios vuelve a él y se convierte en una fuente de agua viva.


Es la propia Escritura la que reiteradamente nos instruye en que el propósito de la lluvia en lo terrenal, es una figura de lo que la Palabra tiene como propósito en lo espiritual.

Tal como la lluvia vuelve para dar a la tierra vida y limpieza, también la Palabra de Dios, que igualmente es enviada por el Altísimo, vuelve para proveer vida y limpieza a nuestro ser interior.


Así, el rito del bautismo significa hacer una inmersión en la Palabra de Dios que es su Espíritu y si nuestros corazones hacía tiempo que estaban endurecidos por la sequía, esa agua milagrosa que proviene del cielo ablandará y limpiará nuestros interiores.

Esparciré sobre vosotros agua limpia, y seréis limpiados de todas vuestras inmundicias; y de todos vuestros ídolos os limpiaré. Os daré corazón nuevo, y pondré espíritu nuevo dentro de vosotros; y quitaré de vuestra carne el corazón de piedra, y os daré un corazón de carne. Ezequiel 36:25-26

Tal vez también te interese:

La sal: significado espiritual

Conocer los usos que antiguamente se le daba a la sal es fundamental para entender su significado bíblico. Por ello en este artículo comenzaremos mencionando las principales formas en las que se utilizaba este importante elemento en tiempos de la Biblia y luego hablaremos de su significado simbólico o espiritual.
El uso de la sal en la antigüedad

Hoy en día pensamos en la sal solo como un sazonador para nuestros alimentos, pero en la antigüedad la sal tenía más de 14.000 usos. A lo largo de la Historia, la sal ha sido utilizada para casi todo, desde derretir hielo hasta relajar los músculos.
Los antiguos se dieron cuenta que la vida no podía existir sin la sal, por lo que llegó a utilizarse como moneda y hasta provocó guerras.

Usos y significados simbólicos del aceite

El aceite de oliva para los hombres de tiempos bíblicos

Para los antiguos el aceite de oliva era el más apreciado de todos los aceites, por lo que le atribuían un significado simbólico Divino.

En tiempos bíblicos, el aceite se usaba, entre otras cosas, como:
 - Combustible para las lámparas  - Medicamento  - Jabón de aseo personal  - Elemento ceremonial  - Ingrediente en la elaboración de alimentos
Por todo lo anterior, el aceite puro de oliva es también símbolo del Espíritu Santo. A continuación, hablaremos brevemente de sus usos en tiempos bíblicos y al mismo tiempo entenderemos los atributos del Espíritu Santo.

El Candelabro: significado simbólico

Y me volví para ver la voz que hablaba conmigo; y vuelto, vi siete candeleros de oro...Apocalipsis 1:12
Los siete candeleros conforman el candelabro de siete brazos del Lugar Santo. Sin embargo la imagen que ve Juan no es terrenal, esto es, no mira el Lugar Santo del templo en Jerusalén, sino el del templo celestial, el cual, como la Ley nos enseña, fue usado como modelo por Moisés para erigir el Tabernáculo y posteriormente por Salomón para erigir el Templo.

Usos y significados simbólicos del vino

Algunos usos del vino en la antigüedad y sus significados espirituales
Yo soy la vid verdadera. Juan 15:1
Posiblemente la vid, al igual que la sal y el trigo, han acompañado al hombre desde que éste habitó la tierra.
La Palabra nos dice que luego que bajó Noe del arca comenzó a labrar la tierra y plantó una viña (Génesis 9:20), y desafortunadamente con ello llegó también el primer ebrio de la Historia (Génesis 9:21), advirtiéndonos así el cuidado que debemos tener con el vino.
El vino es, por supuesto, el más apreciado producto de la vid, y a lo largo de toda la Palabra, desde el Génesis al Apocalipsis, encontramos numerosas referencias a él.


Por el color, sabor, proceso de elaboración y sobre todo, efectos al organismo, los antiguos atribuyeron al vino profundos significados simbólicos, entre otros el gozo espiritual, la justicia, la sangre, el espíritu, etc.

El vino, con su efecto pasajero, representaba para los hombres de la Biblia, entre otras muchas cosas, la felicidad, el consuel…

Las siete fiestas de Israel

En esta serie de artículos hablaremos acerca del significado espiritual que tienen para la Casa de Israel las siete fiestas que nuestros padres celebraban. A continuación los enlaces a cada uno de ellos.


Pascua. Es la primera de las siete fiestas en las que el pueblo acudía a Jerusalén, fiestas que anuncian el cumplimiento glorioso de las profecías del Mesías. El cumplimiento del significado espiritual de la Pascua es el sacrificio de nuestro Señor Jesucristo, cuya carne y cuya sangre nos salvan de la muerte. Ir al artículo >>

Panes sin levadura. El cumplimiento espiritual o esencial de la Fiesta de los panes sin levadura lo encontramos abundantemente por toda la Palabra. Aquí vamos a analizar solo unos cuantos de esos pasajes. Primeramente, mencionaremos el cumplimiento que nuestro Señor Jesucristo dio a esta fiesta y después el que nosotros, su iglesia, que como el cuerpo de Cristo que somos también le damos. Ir al artículo >>

Primicias. En este día -posterior a la Fiesta …

Simbolismo de la cizaña: los falsos cristianos

Les refirió otra parábola, diciendo: El reino de los cielos es semejante a un hombre que sembró buena semilla en su campo; pero mientras dormían los hombres, vino su enemigo y sembró cizaña entre el trigo, y se fue. Y cuando salió la hierba y dio fruto, entonces apareció también la cizaña. Vinieron entonces los siervos del padre de familia y le dijeron: Señor, ¿no sembraste buena semilla en tu campo? ¿De dónde, pues, tiene cizaña? El les dijo: Un enemigo ha hecho esto. Y los siervos le dijeron: ¿Quieres, pues, que vayamos y la arranquemos? El les dijo: No, no sea que al arrancar la cizaña, arranquéis también con ella el trigo. Dejad crecer juntamente lo uno y lo otro hasta la siega; y al tiempo de la siega yo diré a los segadores: Recoged primero la cizaña, y atadla en manojos para quemarla; pero recoged el trigo en mi granero. Mateo 13:24-30
Profusión de los falsos cristianos, señal de los últimos tiempos

El Señor Jesucristo, en las enseñanzas de cómo interpretar todas las parábolas (…

El trigo como símbolo de la iglesia de Cristo

Ya en otros artículos explicamos porqué la CIZAÑA es el símbolo de los falsos cristianos y por su parte la CEBADA es el símbolo de nuestro Señor Jesucristo. En esta ocasión, para finalizar esta corta serie, hablaremos brevemente del TRIGO como símbolo de la iglesia.

Les refirió otra parábola, diciendo: El reino de los cielos es semejante a un hombre que sembró buena semilla en su campo; pero mientras dormían los hombres, vino su enemigo y sembró cizaña entre EL TRIGO, y se fue. Mateo 13:24-25El campo [de trigo] es el mundo; la buena semilla [de trigo] son los hijos del reino, y la cizaña [entre el trigo] son los hijos del malo. Mateo 13:38Dejad crecer juntamente lo uno y lo otro hasta la siega; y al tiempo de la siega yo diré a los segadores: Recoged primero la cizaña, y atadla en manojos para quemarla; pero recoged EL TRIGO en mi granero. Mateo 13:30

Las lluvias tardías y tempranas: significado espiritual

Las lluvias tardías

En la alegría del rostro del rey está la vida, Y su benevolencia es como nube de lluvia tardía. Proverbios 16:15
Entre enero y febrero, o incluso a veces hasta los primeros días de marzo, se presentaban las lluvias tardías, que cerraban la estación lluviosa y servían para completar la maduración de los granos como el trigo y la cebada, entre otros. Estas lluvias eran leves y se alternaban con días de sol.

Sin las lluvias tardías las cosechas simplemente no maduraban, pues su alternancia con el sol permitía que el grano alcanzara su nivel óptimo para el consumo. Por eso, las lluvias tardías simbolizan la presencia de nuestro Dios en los momentos que son decisivos para nosotros.

Así como las lluvias tardías permitían que las cosechas se maduraran para que pudieran recogerse, al final de los tiempos El Espíritu Santo de Dios se encargará de madurar la cosecha de su pueblo antes de ser recogido (Juan 4:35 / Lucas 3:17).


Las lluvias tempranas 

Y no dijeron en su corazón: T…

El pez, un símbolo de Jesucristo

En el siglo II la Iglesia tomó la palabra «Ichthys», que significa «pez» en griego, como símbolo de Cristo, y a partir del siglo III se utilizaba extensamente entre los cristianos.

En esta simbología, las letras de la palabra «Ichthys» representan las iniciales de la frase: Iesous Christos Theou Yios Soter

ICHTHUS: 
    I  = Iesous (Jesús);
CH = Christos (Cristo);
TH = Theou (Dios);
   U = Uios (Hijo);
   S = Soter (Salvador)

Es decir, «Jesús, Cristo, Hijo de Dios, Salvador»

El símbolo del pez y el críptico «Ichthus» fueron adoptados por los cristianos de la Iglesia Primitiva para representar a Jesucristo y manifestar su adhesión a la fe. Tanto el pez como el críptico aparecen numerosas veces en las catacumbas.



Una profesión de fe

Los cristianos, siendo minoría en un mundo pagano, tenían sus propios símbolos para identificarse y avivar su fe. En el pez (Ichthus), encontraban la profesión de fe, la razón por la que adoraban a Jesús y estaban dispuestos a morir.

Los creyentes son «pequeños pe…

La casa sobre la Roca significado de la parábola

Cualquiera, pues, que me oye estas palabras, y las hace, le compararé a un hombre prudente, que edificó su casa sobre la roca. Descendió lluvia, y vinieron ríos, y soplaron vientos, y golpearon contra aquella casa; y no cayó, porque estaba fundada sobre la roca. Pero cualquiera que me oye estas palabras y no las hace, le compararé a un hombre insensato, que edificó su casa sobre la arena; y descendió lluvia, y vinieron ríos, y soplaron vientos, y dieron con ímpetu contra aquella casa; y cayó, y fue grande su ruina. Mateo 7:24-27
Explicación de la parábola de la casa sobre la Roca

Todas las enseñanzas del Señor Jesucristo (Juan 16:29) están expresadas de manera que deban resolverse tal como se resuelve un acertijo: meditando larga y profundamente en ellas.