Ir al contenido principal

El milagro de los cinco panes y los dos peces: significado espiritual


Explicación del milagro de los cinco panes y los dos peces

El milagro de los cinco panes y los dos peces sin duda que abunda en información espiritual. Todos los elementos del pasaje de la alimentación de aquellas cinco mil personas tienen un significado simbólico, incluso los números que ahí aparecen. A continuación hablamos muy brevemente del mensaje contenido en cada uno de esos símbolos.

Este es el único milagro hecho por Jesús que aparece simultáneamente en los cuatro evangelios, lo que en sí ya es una señal de la importancia que tiene para el Padre celestial la alimentación de quienes escuchan su Palabra y el poder de Él para suplir cualquier necesidad ya sea física o espiritual.


Reconstruyendo este mismo pasaje a partir de los otros tres evangelios encontramos que previamente a este suceso, Jesús había mandado a los doce a predicar, sanar y echar demonios. Al regreso de los discípulos buscan un lugar apartado para estar juntos y compartir las experiencias de cada uno, pero la gente reconoce al Señor y le siguen. El Señor Jesús, compadecido de esa gente, sana sus enfermedades y les enseña sobre el reino de los cielos. Pero se hace tarde y Jesús se vuelve a compadecer de la gente, pues se da cuenta que ahora tienen hambre.

Después de esto, Jesús fue al otro lado del mar de Galilea, el de Tiberias. Y le seguía gran multitud, porque veían las señales que hacía en los enfermos. Entonces subió Jesús a un monte, y se sentó allí con sus discípulos. Y estaba cerca la pascua, la fiesta de los judíos. Juan 6: 1-4

Para la Pascua se segaba la cebada, de la que debían estar hechos los panes sin levadura que se comían en esas tres fiestas: Pascua, Panes sin levadura y Primicias. Recordando, por supuesto, que los panes sin levadura de cebada son símbolo de nuestro Señor Jesucristo.

Cuando alzó Jesús los ojos, y vio que había venido a él gran multitud, dijo a Felipe: ¿De dónde compraremos pan para que coman éstos? Pero esto decía para probarle; porque él sabía lo que había de hacer. Juan 6: 5-6

Felipe era de esa misma región (Lucas 9:10 / Juan 12:21). Él bien sabía que en ese momento y lugar no había solución humana para el problema que Jesús en términos claros estaba planteando. Por lo mismo, después de este milagro, Felipe mismo sería un testigo para todo aquel que negara la autenticidad del milagro o lo pusiera en duda.

Felipe le respondió: Doscientos denarios de pan no bastarían para que cada uno de ellos tomase un poco. Juan 6:7

Felipe, con mente humana, enfocó el problema de manera diferente: la mayor dificultad no consistía en encontrar dónde comprar comida (como el texto afirma, habían ido a ese lugar precisamente porque buscaban un sitio apartado) era tanta la gente que se había congregado que el costo sería por mucho fuera del alcance económico del maestro. En resumen, para Felipe el verdadero problema no era dónde comprar comida, sino la falta de dinero.

Uno de sus discípulos, Andrés, hermano de Simón Pedro, le dijo: Aquí está un muchacho, que tiene cinco panes de cebada y dos pececillos; mas ¿qué es esto para tantos? Juan 6:8-9

Jesús uso lo que un muchacho tenía, y aunque a los ojos humanos era ciertamente  poco, fue suficiente para colmar las necesidades de los que habían estado escuchando la Palabra de Dios. En tanto que Felipe solo veía un problema sin solución, el muchacho aportó todo lo que tenía para intentar solucionarlo.


Por otro lado, Juan, como lo vemos también en Apocalipsis, se da cuenta que en los números del suceso hay otro mensaje y los registra cuidadosamente:



LOS CINCO PANES DE CEBADA: SIGNIFICADO SIMBÓLICO

El número 5:

Representa los cinco libros de Moisés, símbolo de la obediencia a la Palabra de Dios, por medio de la cual su pueblo permanecerá unido.

1.- Génesis

2.- Éxodo

3.- Levítico

4.- Números

5.- Deuteronomio.

Los panes:

Simboliza no solo el sustento diario, necesario para nuestra vida cotidiana, sino también el alimento espiritual: la Palabra de Dios, la cual nos dará vida eterna.

No solo de pan vivirá el hombre, sino de toda palabra que sale de la boca de Dios. Mateo 4:4
el que come mi carne y bebe mi sangre yo le resucitaré el día postrero. Juan 6:54

Figuras de todo ello son: el pan del cielo (Éxodo 16:4) el pan sin levadura (Éxodo 13: 1-16), los cinco panes que David pidió para su gente (1 Samuel 21:3) y las cinco piedras que escogió para luchar con el gigante (1 Samuel 17:40), el pan que Elías multiplicó sobrenaturalmente (1 Reyes 17: 8-16) , etc, etc.

La cebada:

Inferior al hecho de trigo, y por ello más barato, el pan de cebada era conocido como el pan de los pobres. Simboliza la acción de Dios para hacer llegar el sustento tanto material como espiritual a los que carecen de ellos.

Así, como ya lo habíamos hecho notar, los cinco panes de cebada una vez más simbolizan a nuestro Señor Jesucristo, que es La Palabra de Dios.

LOS DOS PECES: SIGNIFICADO SIMBÓLICO

El número 2:

Representa el testimonio legalmente válido. (Deuteronomio 19:15 / Apocalipsis 11). Por ello es que nuestro Señor mandaba a sus discípulos de dos en dos para que dieran testimonio de Él.

después llamó a los doce y comenzó a enviarlos de dos en dos. Marcos 6:7 

También representa la hermandad y la comunión.

Si dos de ustedes se ponen de acuerdo en la tierra para pedir alguna cosa, les será concedida por mi Padre que está en los cielos. Mateo 18:19

Los peces:

Representan a los creyentes.

Asimismo el reino de los cielos es como una red, que echada en el mar recoge toda clase de peces. Mateo 13:47

Figuras de todo ello son: Jesús pidiéndoles fe a sus discípulos para echar sus redes a la derecha y obtener una pesca milagrosa (Juan 21:6); prometiéndole a Pedro que lo hará pescador de hombres (Lucas 5:10).

Una vez entendido lo anterior concluimos que los dos pececillos representan a la iglesia de Jesucristo.


LOS CINCO PANES + LOS DOS PECECILLOS: SIGNIFICADO SIMBÓLICO

Son la iglesia llevando al mundo el alimento espiritual para vida eterna, que es el testimonio del Señor Jesucristo.

Entonces Jesús dijo: Haced recostar la gente. Y había mucha hierba en aquel lugar; y se recostaron como en número de cinco mil varones. Juan 6:10

Al decir Juan que había mucha hierba en aquel lugar, quiere que nos demos cuenta que ese glorioso día se había cumplido se cumplido la profecía del Salmo 23:

El Señor es mi pastor; nada me faltará.en lugares de delicados pastos me hará descansar;Junto a aguas de reposo me pastoreará.Confortará mi alma;Me guiará por sendas de justicia por amor de su nombre.

Por ello es que este milagro se registra en los cuatro evangelios, pues anuncia el cumplimiento del Mesías prometido no solo en los salmos, sino en todas las profecías.

Y tomó Jesús aquellos panes, y habiendo dado gracias, los repartió entre los discípulos, y los discípulos entre los que estaban recostados; asimismo de los peces, cuanto querían. Juan 6:11

Esto nos muestra el corazón bondadoso de nuestro Padre celestial que se complace en darle bendiciones a sus hijos (Mateo 7:11).

Y cuando se hubieron saciado, dijo a sus discípulos: Recoged los pedazos que sobraron, para que no se pierda nada. Recogieron, pues, y llenaron doce cestas de pedazos, que de los cinco panes de cebada sobraron a los que habían comido. Juan 6:12-13

Esta parte del pasaje, los pedazos recogidos en doce cestas, alude al momento glorioso en el que los ángeles recogerán a los escogidos de las doce tribus de Israel (Apocalipsis 7:1-8).

Y enviará sus ángeles con gran voz de trompeta, y juntarán a sus escogidos, de los cuatro vientos, desde un extremo del cielo hasta el otro... Entonces estarán dos en el campo; el uno será tomado y el otro será dejado. Dos mujeres estarán moliendo en un molino; la una será tomada, y la otra será dejada. Mateo 24:31 /40-41

Moisés preparó al pueblo de Israel para la llegada del Mesías (Deuteronomio 18:15). Al ver la señal de los panes y los peces el pueblo entendió que Jesucristo era aquél de quien hablaron todas las profecías.

Aquellos hombres entonces, viendo la señal que Jesús había hecho, dijeron: Este verdaderamente es el profeta que había de venir al mundo. Pero entendiendo Jesús que iban a venir para apoderarse de él y hacerle rey, volvió a retirarse al monte él solo. Juan 6:14-15

Pero a pesar de que el pueblo reconoció al Mesías solo veía en él a alguien capaz de satisfacer sus necesidades materiales. Nuestro Señor, entendiendo que las intenciones de hacerlo rey eran meramente egoístas, se retiró lejos del alcance de ellos. Tal como lo volverá a hacer con quien le busque de esa manera.



Artículos relacionados: