Ir al contenido principal

Acerca de mí



Soy un feliz padre de familia. No tengo religión pero sirvo y temo al Poderoso de Israel. Muy joven recibí el llamado del Padre celestial para servirle. Durante mi juventud conocí y serví al Señor en una iglesia presbiteriana pero actualmente ya no asisto a ninguna congregación formal sino que me reúno semanalmente en casa de otros hermanos para enseñar la Biblia.

Mi propósito en la vida es ayudar a mi Señor a buscar a sus ovejas esparcidas y perdidas por el mundo, para lo que he implementado una serie de fases, la primera de las cuales es esta pagina en la que estás.

Durante una corta temporada estaré impartiendo un Curso Bíblico a Distancia mediante el cual puedes integrarte a mi equipo internacional de trabajo que ya estoy comenzando a formar. Si deseas saber más aquí te dejo la liga:


Confesión de fe

Como una atención para los visitantes de este lugar -quienes seguramente se preguntarán acerca de las creencias que hay detrás de mi trabajo-, aquí dejo anotado, a grandes rasgos, en lo que creo:

Creo que El Señor nuestro Dios, El Señor Uno Es (Deuteronomio 6:4 / Juan 10:30).

Creo que Jesucristo es la Palabra de Dios (Génesis 1:1 / Juan 1:1) y El Espíritu (Gálatas 4:6 / Filipenses 1:19 / 1 Pedro 1:11 / Juan 14:18 / Juan 14:20 / Juan 14:23).

Creo que la iglesia es la Casa de la Palabra (1 Pedro 2:5 / Efesios 2:20-22 / 1 Corintios 6:19 / 1 Corintios 3:16).

Creo que los cristianos son las diez tribus perdidas de la Casa de Israel (Ezequiel 11:16-17) y que Jesucristo es el enviado prometido que había de rescatarlas recogiéndolas de entre las naciones (Ezequiel 34:22-24 / Lucas 19:10 / Juan10:16).

Creo que al final de los días serán muchos los que por causa de la enseñanza maligna de los falsos maestros (Mateo 24:24 / 2 Pedro 2:1-3 / 2 Tesalonicenses 2:10-12) en la siguiente vida serán rechazados por El Señor (Daniel 12:2 / Mateo 7:21- 23 / Mateo 24: 45-51 / Mateo 25: 31-46).

Creo que la Casa de Israel debe obedecer la Ley no de la misma manera que la Casa de Judá (literal-espiritual), sino que por voluntad del Padre (Efesios 2:13-15) la Casa de Israel solo debe cumplir la Ley en su forma espiritual (Jeremías 31:31-33) y que este cumplimiento es lo que conocemos como la Gracia (Romanos 6:14).


¡Shalom Casa de Judá; Maranata Casa de Israel!